Operativo clamor

Preocupado, Máximo Kirchner volvió a reclamar que no dejen sola a su madre

La reunión del PJ bonaerense que preside Máximo Kirchner fue un monólogo del primogénito de los dos presidentes. Allí mostró una vez más su desdén sobre el gobierno de Alberto Fernández y criticó su política económica, aunque esquivó involucrar a Massa.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare viernes, 31 de marzo de 2023 · 22:14 hs
Preocupado, Máximo Kirchner volvió a reclamar que no dejen sola a su madre
Foto: Twitter La Cámpora

En un pasaje increíble de la película Cuestión de Honor, Tom Cruise, interpretando a un joven pero brillante abogado de la Armada, estaba interrogando a un miembro de la tropa en cuyas filas, en Guantánamo, había muerto un cadete producto de un código interno.

El testigo, un suboficial que tenía buena relación con los acusados, nunca había escuchado la orden de que le dieran un código rojo, es decir, un castigo, a quien venía pidiendo por carta el traslado de esa base y, también, había denunciado que en un incidente un superior suyo había abierto fuego contra su “espejo” cubano.

Luego de algunos minutos de que sí lo dijo, no lo dijo, Cruise, avivado, sólo dejó al testigo con su palabra pero le dijo al fiscal que llevaba la causa, interpretado por Kevin Bacon: “Yo te dejo que sigas diciendo que todo el pelotón no escuchó hablar del código rojo si me permites sostener que los dos acusados fueron hablados más tarde para pedirle que aplicaran el castigo”.

La misma política aplican cada vez que son convocados los intendentes y consejeros del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires cuando Máximo Kirchner y sus compañeros de La Cámpora le piden que firmen un documento donde se dice, supuestamente, lo que se discutió en el encuentro.

Cuando vuelven a sus municipios, los jefes territoriales terminan haciendo lo que más creen conveniente para continuar al mando y poco o nada se quedan pensando en las largas peroratas que expone el hijo de los dos presidentes. De hecho, el documento habla de muchas cosas como la coparticipación que recibe la provincia de Buenos Aires, pide una suma fija no remunerativa para todos los trabajadores y expresa la preocupación que tienen los consejeros del PJ partidario sobre la pobreza que afecta a los habitantes del Gran Buenos Aires. ¿Cuántos intendentes darán una suma fija en las próximas horas? ¿El gobernador Kicillof lo hará?

“En resumen, se habló de todo un poco, pero de nada en particular. Fue una reunión para convocar al Congreso y alistar al partido de cara a las próximas elecciones, poner los papeles en regla y nos convocó a una marcha para el 13 de abril próximo en apoyo de lo que algunos compañeros y compañeras consideran la proscripción de Cristina frente a los Tribunales”, le dijo uno de los que estaba ahí presente a MDZ.

El modo de la expresión es clarísima: “Algunos compañeros y compañeras consideran”, como si no todos piensan en lo mismo. Igualmente, él, al igual que sus colegas bonaerenses con responsabilidad institucional, intendentes y legisladores, marcharán hacia Talcahuano y Lavalle para expresarle a la Corte Suprema que Cristina Fernández de Kirchner no puede estar proscripta por la “mafia judicial y mediática”.

A unos kilómetros del lugar, en un almuerzo desprovisto de toda formalidad, un intendente traducía lo que estaba pasando en La Plata. “Cristina no va a ser candidata a nada porque en el momento que lo haga público la meten presa. Esto es así. No la quieren. Ahora, que sea buena candidata… No. Es una líder”, sintetiza.

En ese contexto, éste y otros jefes territoriales harán “lo que tengamos que hacer para ganar los municipios. Axel (Kicillof) es nuestro mejor candidato a gobernador y si le da, ojalá sea Sergio Massa el candidato presidencial. Igualmente, creo que habrá internas”, sostuvo.

En ese momento, la pantalla de TV mostraba a un activo Daniel Scioli. “Es un muy buen candidato. Nos ayudó mucho a todos los intendentes y le hicieron la vida imposible cuando fue gobernador y candidato a presidente”, dijo sin ningún tipo de eufemismos. Y fue muy directo. La entonces presidenta no ayudó para nada en su desempeño electoral de 2015 y recordó cuando en el Ministerio de Economía, “ya siendo nuestro candidato presidencial, tuvo que esperar tres horas para que le destrabaron los pagos para los sueldos”. El ministro de aquel entonces era Axel Kicillof.

Archivado en