Opinión

Intercambio de información financiera con EE.UU.: Especialistas 1 vs. Políticos 0

En una ceremonia en la que se encontraba el embajador Marc Stanley, el ministro de Economía, Sergio Massa, firmó, el pasado 5 de diciembre, el acuerdo de intercambio de información fiscal con el gobierno de Estados Unidos.

Hernán Gutiérrez Benetti martes, 3 de enero de 2023 · 13:01 hs
Intercambio de información financiera con EE.UU.: Especialistas 1 vs. Políticos 0

Durante todo el año 2022 las consultas fueron incesantes. Y nuestra postura al respecto, irreductible: el Tratado de Intercambio de información entre Argentina y los Estados Unidos era una “ilusión óptica”; tan seguros estábamos de ello que dicha afirmación dió título a nuestro primer artículo sobre este tema: ”Intercambio de Información Financiera con EE.UU – Una Ilusión Óptica”, seguido por ”Intercambio de Información Financiera con EE.UU – El Problema detrás del Problema”, e “Intercambio de Información Financiera con EE.UU – el Fisco Argentino ¿de Victimario a Posible Víctima?, también ambos de nuestra autoría.

En cada oportunidad explicamos por qué Argentina no recibiría información de la manera en que el Gobierno se había empeñado en informar al público. Y obviamente, expusimos los argumentos técnicos que solventaban nuestra postura:

  • (i) El tratado era de índole fiscal (no financiera). Tan sólo ese punto definía el carácter de la información a recibir por parte de los Estados Unidos, la cual se reducía a montos que el IRS (fisco de los EE.UU) retuviera “en la fuente” a titulares de cuentas de personas físicas.
  • (ii) El Tratado no alcanzaba a Personas Jurídicas. Sobre este particular, no sólo explicamos la regla del F1042-S (presentación de ingresos de fuente estadounidense obtenidos por personas no estadounidenses, sujetas a retenciones de impuestos estadounidenses, incluidos intereses, dividendos e ingresos en su cuenta durante el año), sino que además brindamos fuertes advertencias a Bancos y Brokers internacionales respecto de la necesaria revisión de sus bases de datos con el propósito de asegurar que la eventual información a ser remitida al IRS fuera correcta ya que quien tributa es la persona jurídica per se y no el BO (Beneficial Owner). Finalmente, explicamos que –con independencia del texto del Tratado- las leyes federales de los Estados Unidos no permiten reportar información más allá del “Account Holder” (titular de cuenta).

Con fecha 05-12-2022, Argentina y los Estados Unidos firmaron el tan mentado Tratado. Ese mismo día, el Gobierno argentino insistió en afirmar que ya se encontraba en condiciones de obtener información sobre cuentas de argentinos en el Gran País del Norte: Incorrecto.- El Tratado establece claramente en su Artículo 3, apartado 7, que será Estados Unidos quien notifique a la Argentina “…cuando se considerará que Argentina ha satisfecho” los requisitos de (i) salvaguardas apropiadas … para asegurar que la información recibida conforme este Acuerdo permanecerá confidencial y será usada solamente con fines fiscales, y (ii) infraestructura adecuada para un efectivo intercambio…”; es decir, la sola firma del Tratado no era ni es suficiente; Argentina debía y debe probar que sus sistemas y estructuras son adecuadas y confiables para proteger la información a recibir de los Estados Unidos.

Desde el 05-12-2023 hasta el 02-01-2023, hemos monitoreado diariamente el status del Tratado en la página oficial del Tesoro de los Estados Unidos. Y al día de hoy, dicho status se reporta como “Not Yet In Effect” (Aún No En Vigor).

Este dato –no menor- nos lleva a corroborar otra de nuestras afirmaciones vertidas en los artículos anteriores: los Tratados entran vigencia el 1 de Enero del año posterior al de su firma. En el caso de este Acuerdo, debía –de cumplirse los requisitos- entrar el vigor el 1 de Enero de 2023, pero como Argentina no cumplió aún con los requisitos exigidos por los Estados Unidos (o de haberlo hecho, el país del norte aún no lo notificó formalmente, y si lo hizo aún no se dió a conocer), podemos afirmar que el Tratado debería entrar en vigor el 1 de enero de 2024, con lo cual –del juego del Artículo 3, apartados 4 y 7 de dicho Tratado “…la información será intercambiada a los 9 meses después del final del año calendario al que se refiere la información, o el próximo 30 de Septiembre después de la obligación de la Parte de intercambiar información en virtud del artículo 2, lo que sucede con posterioridad”.

Contundentemente, a menos que (i) el Tesoro de los EE.UU tenga algún problema en su página oficial y por ese motivo continúa reportando que el Tratado con Argentina “Aun No Está En Vigor”; o (ii) se fuerce la interpretación del texto del Acuerdo, la República Argentina -asumiendo que EE.UU otorgará su aprobación durante el año en curso recibiría información –en el mejor de los casos- a partir del 30 de Septiembre de 2024.

En esta puja de información y argumentos, creemos haber ganado la batalla jurídica (en la que nuestros 25 años de experiencia profesional con Wall Street no podían ser en vano) llevando tranquilidad y claridad al mercado. Misión cumplida.

*Por Hernán Gutiérrez Benetti, abogado especialista en Derecho Financiero Internacional.

Archivado en