Empleados municipales le reclaman a Axel Kicillof que cumpla la ley

Empleados municipales le reclaman a Axel Kicillof que cumpla la ley

Los empleados municipales de la provincia de Buenos Aires, que vienen reclamando en silencio porque no se sienten representados por sus sindicatos, obligaron a que la dirigencia le exigiera al gobernador bonaerense el cumplimiento de la ley 14856. Claros y oscuros de una marcha que llega tarde.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Los empleados municipales de la provincia de Buenos Aires son los nuevos "planeros" de la economía formal, según analizó Victorio Pirillo, el secretario general del gremio de trabajadores municipales de Vicente López que no convive en ninguna de las dos grandes federaciones sindicales de la provincia de Buenos Aires.

“Es mucho peor que un planero. Perdón. Nuestros afiliados trabajan, sufren descuentos si no llegan a horario, están bajo órdenes más o menos estrictas y tienen una responsabilidad y deber. No es que reciben un salario o desembolso por nada”, agregó Pirrillo, uno de los más “beneficiados” porque en su distrito los empleados y obreros cobran mucho más que la media de la provincia de Buenos Aires.

Ya desde hace tiempo, Héctor “Cholo” García, el secretario general de la Federación de Sindicatos Municipales de la Provincia de Buenos Aires, FEMUSO, viene reclamando por la aplicación inmediata de la Ley 14856, por la cual casi incendian la legislatura bonaerense ante la dificultad que había en su aprobación.

Esta normativa dispone, entre otras cosas, la aplicación de un salario mínimo, vital y móvil uniforme y similar en los 135 municipios de la provincia, aunque cada uno de estos tengan muchísimas diferencias en la cantidad, calidad y servicios que presten como así también difieran en la carga horaria, los empleados de planta y la población de sus localidades.

Por eso marcharán el próximo 30 de agosto a la Casa de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Porque la ley también dispone un monitoreo constante del cumplimiento de cada uno de los puntos de la 14.856 a través de un Consejo Provincial, que la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruíz Malec, alias “la zurdita” para la mayoría de los gremialistas bonaerense, jamás convocó.

“Trabajadores no son sólo los empleados que a veces ridiculizan personajes como Gasalla sino que son los médicos y enfermeras a la que la gente aplaudía y agradecía en medio de la pandemia. El recolector de residuos, el sepulturero que enterró a nuestros familiares en medio de la tragedia del covid-19”, dijo Pirillo.

En promedio, los municipales cobran al ingresar unos $22000 pesos, según sostuvo García. Este lunes pasado, el municipio de Lanús fue tomado por los trabajadores en reclamo salarial, aunque los empleados municipales de esta localidad dupliquen a los que perciben mensualmente en otras localidades del conurbano cuyos beneficios se perciben, únicamente, cuando aparecen los aportes anuales en fechas navideñas.

García sabe, pero no lo exterioriza, que en muchas localidades los “damnificados” empleados suelen tener horas extras por cumplir tareas afines a la ideología del intendente y no sólo participan de sus movilizaciones y actos, sino que, también, sirven para acompañar a candidatos “opositores” funcionales al oficialismo.

“Los intendentes te dicen que tienen plazos fijos. Después salen a hacer propuestas rimbombantes del 70 o el 80%, pero la realidad es que se está aplicando sobre básicos de 13.500 pesos como pasa en Merlo o básicos de 22 mil pesos”, expresó Cholo García, quien ya se reunió con los senadores y diputados para actualizar algunos aspectos de la ley que se estarían incumpliendo por cuestiones interpretativas.

En los últimos años, la nueva forma de incorporación de empleados, que anteriormente se realizaba a modo de contrato mensual o trimestral, y se renovaba sistemáticamente, ahora se volvió más precaria aún por cuanto todos los intendentes agregan trabajadores para realizar "servicios" y los obligan a facturar como monotributistas. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?