La seria causa judicial que puede complicar a Juan Grabois

La seria causa judicial que puede complicar a Juan Grabois

El dirigente Juan Grabois impulsó la llegada de Adriana Serquis para dirigir la Comisión Nacional de Energía Atómica. Se trata de una militante de su movimiento. La funcionaria fue denunciada por serias irregularidades. Ahora se inició una causa penal.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Una funcionaria que llegó a un puesto clave con el apoyo del dirigente Juan Grabois y del kirchnerismo más duro está en medio de una fuerte polémica por una denuncia en su contra que avanza en la Justicia.

Se trata de Adriana Serquis, la titular de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), que asumió en el cargo en junio del año pasado.

La Procuraduría General de la Nación abrió una causa de oficio sobre esta funcionaria ante una denuncia en su contra por administración fraudulenta.

Los cargos que se le imputan van desde connivencia en hurtos de material sensible hasta por omitir serias irregularidades en el Centro Atómico Constituyentes que ponen en riesgo la seguridad del complejo nuclear.

El currículum de la barilochense Serquis incluye un doctorado en Ciencias Físicas, estudios en el Instituto Balseiro y en la UBA. También es una militante feminista, impulsora del colectivo Las Curies.

Adriana Serquis.

Los trabajadores del organismo ubicado en el partido bonaerense  de General San Martín presentaron reiteradas denuncias por fallas de seguridad, protección física y medio ambiente. Esto llevó a la Justicia Nacional a iniciar una causa penal para investigar las responsabilidades de la exinvestigadora del CONICET.

Hace unos meses, el Licenciado Javier Zulato, quien se desempeñaba como Jefe de Seguridad Nuclear y Ambiente de la CNEA, elevó a las autoridades un pormenorizado informe sobre la crítica situación que atravesaba el organismo estatal.

El estudio abordaba temas relacionados con la seguridad e higiene, garantías físicas, protección radiológica y medio ambiente. Allí, había denunciado que “la red de incendio del CAC estaba prácticamente fuera de funcionamiento, ya que una parte no contaba con el correcto mantenimiento y la otra había sido desguazada por los hurtos que se producían sistemáticamente”.

Sobre esto último, destacaba que “había inacción de las autoridades en el faltante de bienes por un monto aproximado de $2.000.000, constituyendo un grave daño sobre el erario público y poniendo en riesgo la seguridad del predio”.

Luego de la difusión periodística del informe, que fue publicado por MDZ, la Procuraduría decidió investigar a la máxima autoridad de la CNEA como principal responsable de los hechos. Desde el sector advirtieron que la situación podría derivar en un desastre ambiental que afectaría a gran parte del conurbano bonaerense y a la Ciudad de Buenos Aires.

En este contexto, Zulato, quien ante las presiones que sufrió en la CNEA se vio obligado a dimitir de su cargo, fue citado para declarar en la causa como testigo. Al respecto, el especialista confirmó que se presentó para brindar su testimonio, en donde ratificó cada uno de los reclamos.

El también fundador de la iniciativa Instituto Energía Argentina, denunció que sus declaraciones públicas motivaron “una persecución personal, familiar y laboral que incluye hostigamientos y amenazas de todo tipo”.

“En el sumario pidieron literalmente que se me investigue por hablar con la prensa”, señaló sobre lo que calificó como “una actitud fascista que se da de bruces con la Constitución Nacional, vulnerando por completo la libertad de expresión”. Al respecto, Zulato adelantó que ya está trabajando con los abogados para iniciar acciones legales.

Serquis, quien depende de la Subsecretaría de Energía de la Nación y es, además, una militante de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) que lidera Grabois, ya había sido denunciada cuando trabajaba en el Centro Atómico Bariloche por adulterar las pericias forenses en la investigación por la muerte de Rafael Nahuel, muerto en 2017 en Villa Mascardi durante un operativo de Prefectura.

En aquel momento, peritos del Ministerio Público salteño denunciaron que los especialistas del Departamento de Caracterización de Materiales, a cargo de Serquis, ocultaron en sus informes que el joven tenía restos de pólvora en sus manos.

La llegada al cargo de Serquis se produjo en medio de diferencias entre el Gobierno Nacional y la CNEA para designar al sucesor de Osvaldo Calzeta Larrieu, quien fue nombrado por el entonces presidente Mauricio Macri en 2016.

Se trata de un puesto estratégico ya que es el organismo técnico que participa de las negociaciones que se mantienen con el gobierno chino para la instalación de centrales nucleares de ese país en territorio argentino. Cuando fue designada, Grabois utilizó sus redes sociales  para felicitar a la funcionaria a la que calificó como “militante del pueblo”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?