Cristina Fernández de Kirchner fulmina el ciclo de Alberto Fernández y vuelve a vetar su reelección

Cristina Fernández de Kirchner fulmina el ciclo de Alberto Fernández y vuelve a vetar su reelección

Cristina Fernández de Kirchner dio por concluido el ciclo de Alberto Fernández como Presidente. El kirchnerismo barrió con todo el gabinete presidencial tras la renuncia de Martín Guzmán. El presidente se reunirá con Sergio Massa e intentarán definir esta tarde al nuevo ministro de Economía.

Ezequiel Rudman

Ezequiel Rudman

¿El próximo será Alberto Fernández? En dos años y medio de mandato, Cristina Fernández de Kirchner barrió con prácticamente todo el gabinete del Presidente. Sacó a Santiago Cafiero de la jefatura de gabinete y eliminó a Felipe Solá de la Cancillería. Barrió con Marcela Losardo, amiga personal del jefe de Estado y ex ministra de Justicia. Desplazó a Matías Kulfas del ministerio de Desarrollo Productivo y este fin de semana forzó la renuncia de Martín Guzmán. Ya no quedan más fusibles más allá del relanzamiento de gabinete que se diseña por estas horas en Olivos, con el primer mandatario en soledad.

Anoche, Alberto Fernández convocó de urgencia a los últimos colaboradores que le quedan en el gobierno a Olivos. Más allá de la predisposición de Gustavo Béliz y Julio Vitobello, no hubo gestos de apoyo al Presidente. Alejado del kirchnerismo, esta vez tampoco Sergio Massa acudió para auxiliarlo. El presidente de la Cámara de Diputados volvió de ver a Tigre en la cancha y avisó que se iba de su casa al cumpleaños de su hermana. "Va a monitorear la situación por teléfono", fue la explicación que ofrecieron desde el massismo. Sin embargo, este mañana Massa se comunicó con Alberto Fernández y pasadas las 11 ingresó a Olivos, desde donde se espera que se anuncie el nuevo ministro de Economía.

En el caso del kirchnerismo, el vínculo de Alberto Fernández con Cristina Fernández de Kirchner ya no tiene retorno. La vicepresidente, en otro síntoma de colapso institucional, ya no dio por cerrado el ciclo de Guzmán, sino que directamente clausuró cualquier posibilidad de que el Presidente vuelva a postularse a un nuevo mandato. Fue sobre el final de su discurso en Ensenada cuando Cristina Fernández de Kirchner se puso como ejemplo y recordó que "allá por el 2019 hice todo lo que tenía que hacer para que el peronismo vuelva a ser gobierno. Espero que hoy quienes tienen más responsabilidades más altas que yo hagan lo mismo que hice yo". Un mensaje directo y explícito a Alberto para que imite su ejemplo y deponga su candidatura para la reelección en 2023.

Derrotado de manera expuesta en la interna del Frente de Todos, el jefe de Estado se enfrenta a una situación de inestabilidad extrema para el peronismo en el poder. Sin mayoría propia en el Congreso, sin volumen electoral propio, sin gabinete designado por su propia voluntad, Alberto Fernández deberá resetear su gobierno para llegar a diciembre de 2023. Es la primera vez en democracia que el peronismo se enfrenta al riesgo de perder la elección del próximo año en primera vuelta, sin descartar el peligro de no llegar a terminar el mandato. 

Por la tarde, Alberto Fernández intentará anunciar al reemplazante de Martín Guzmán. Los nombres ya se conocen. Pero el problema político central de la coalición de gobierno no es ocupar la vacancia de un ministerio. El veto de Cristina Fernández de Kirchner a Alberto Fernández, revelado el 23 de mayo en exclusiva por MDZ, somete al Presidente a un vacío de poder que se traduce en la parálisis de la gestión. Será una semana delicada en lo económico, con la corrida cambiaria a la deriva, la escalada inflacionaria sin control, la falta de gasoil sin solución a la vista y la segmentación de tarifas víctima de la interna política que le costó la cabeza a Guzmán. El Presidente se quedó sin fusibles.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?