Gerardo Morales se cansó de Alberto Fernández y explotó

Gerardo Morales se cansó de Alberto Fernández y explotó

En este camino en soledad emprendido por el presidente Alberto Fernández, esta vez decidió romper todo tipo de relación con el gobernador jujeño Gerardo Morales, uno de los que más hizo para que el Gobierno nacional tuviera varias leyes que le provocaron un alto costo interno.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Gerardo Morales estaba inaugurando una escuela en la capital de Jujuy cuando se enteró que el presidente Alberto Fernández estaba llegando a su provincia. “Lo invité decenas de veces y jamás quiso venir, ni siquiera para recorrer los emprendimientos de litio y la producción de electromovilidad”, dijo, a través de una carta abierta que publicaron hoy desde sus oficinas de difusión.

Pareció padecer lo mismo que la expresidenta quien, tras la derrota de las PASO de 2021, le recordó, por una carta, las casi veinte entrevistas que le pidió para discutir el transcurrir del Gobierno nacional.

“Me sorprende que con la situación del país, al borde del abismo, la inflación descontrolada, con falta de energía y combusutible, desabastecimiento de insumos y bienes para la producción, usted se tome tiempo para visitar a Milagro Sala”, le dijo en la carta abierta al presidente.

Morales fue uno de los gobernadores radicales que más rápidamente se sumó a la idea de cerrar la grieta propuesta, solo en lo discursivo, por Fernández y era criticado, junto con Horacio Rodríguez Larreta, por su acercamiento al gobierno nacional en plena pandemia.

Inclusive, fue uno de los pocos, sino el único referente opositor, que se sumó a la liga de gobernadores peronistas que le reclamaron al alcalde porteño por los subsidios al transporte y apoyaron la quita de parte de la coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para ser distribuida entre las demás jurisdicciones.

También tuvo que discutir airadamente con Mauricio Macri porque éste le reprochaba su acercamiento y amistad con Sergio Massa, cuya alianza, en 2015, le permitió ganar la gobernación.

“Hubiera sido bueno que usted viniera a la inauguración en alto Comedero y más allá de nuestras diferencias nos pongamos a superar la grieta que divide este país”, le volvió a pedir, aunque era tarde.

“Pero lo que más me sorprende es que usted siga haciendo oídos sordos ante el desesperado pedido de cientos de víctimas que sufrieron las más aberrantes violaciones a los Derechos Humanos durante el reinado de violencia y corrupción que ejerció Milagro Sala durante 10 años de gobierno paralelo al margen del desvío y el manejo de fondos públicos”, expresó Morales.

El gobernador de Jujuy había estado ayer en Comité Nacional de la UCR en la que la mesa de conducción había alertado sobre "la feroz pelea interna en el gobierno que lleva al abismo a los argentinos". Con la presencia de Fernández en su provincia, esa mirada pesimista se multiplicó. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?