Opinión

La guerra del calamar: Chubut y un duro enfrentamiento contra las pesqueras marplatenses

El gobernador de la provincia de Chubut, Mariano Arcioni, ha lanzado una guerra contra las pesqueras marplatenses. Un gremio y piquetes en las rutas como métodos de choque.

José Luis Jacobo
José Luis Jacobo sábado, 18 de junio de 2022 · 13:28 hs
La guerra del calamar: Chubut y un duro enfrentamiento contra las pesqueras marplatenses
Foto: Weekend

Mariano Arcioni, el gobernador de Chubut, se encuentra en franco enfrentamiento con las empresas pesqueras de Mar del Plata, que representan la flota más grande y profesional de los mares del sur, poniendo obstáculos a la circulación de la flota de camiones que llevan lo obtenido en las zafras de calamar y langostino a procesar a dicha ciudad, utilizando a un gremio y a piquetes en las rutas como métodos de choque.

El conflicto no es nuevo: la principal actividad de pesquería expresada en esta industria está y es originaria del puerto de Mar del Plata. Lejos de los conflictos entre fresqueros y congeladores de la década de 1990 por la captura de merluza -que llegaron a una marcha a Casa Rosada, con el apoyo expreso del propio intendente de la ciudad en esa época, Blas Aurelio Primo Aprile-, hoy el esfuerzo pesquero nacional está en aguas de la Patagonia, concentrada en las especies de calamar y langostino.

Una resolución del Concejo Federal Pesquero provocó que Arcioni declarara que no permitirían que toda la pesca de langostino fuera a parar a Mar del Plata y anunciara que la pesca es de Chubut, desconociendo el carácter federal del recurso. Sin paritarias cerradas, el gremio que reúne a los trabajadores de la alimentación en la provincia patagónica se lanzó a cerrar las plantas de congelado y a bloquear rutas, al punto de bloquearle el paso a cientos de camiones, con el riesgo sanitario enorme que ello implica.

Un relato alimentado por grupos económicos en Chubut, y la inaudita actitud del gobernador dan pábulo a que, en dicha provincia, se piense que el recurso es provincial, cuando no lo es. Las cámaras empresariales de Mar del Plata salieron a expresarse en un comunicado muy fuerte al respecto de esta situación, con la excepción de CEPA, que nuclea a los grandes grupos que operan barcos congeladores y que no requieren operar desde los puertos de Chubut.

Toda esta situación va de la mano de otro episodio que se encuentra lejos del radar de los medios: el rechazo de exportaciones a Brasil de merluza Hubsi por parte de las autoridades sanitarias de dicho país. El motivo es que se detectó la presencia de un parásito, «anikasis», presente hasta ahora en Japón y que se ha extendido a otros diez países. La tendencia al consumo de sushi ha elevado la presencia de este parásito y su detección está hoy en la atención absoluta de los mecanismos de control. Los cargamentos rechazados se originaron en su totalidad en plantas fresqueras de Chubut, ya que las plantas marplatenses -que operan bajo las normas de la Unión Europea- están equipadas para detectar y eliminar el parásito.

Retornando al conflicto creado por el gobernador Arcioni, no se conoce aún respuesta alguna por parte de la gobernación de la provincia de Buenos Aires, que debería respaldar una industria clave para su economía, con exportaciones que se elevan a los 1200 millones de dólares anuales. Ni la subsecretaria de Pesca, ni el gobernador Kicillof se han manifestado al respecto.

Archivado en