Un ministro quedó en la cuerda floja tras las declaraciones de Cerruti

Un ministro quedó en la cuerda floja tras las declaraciones de Cerruti

La vocera del presidente confirmó que están evaluando aumentar las retenciones y dejó en ridículo al ministro de Agricultura Julián Domínguez. "De ninguna manera se van aumentar las retenciones ni enviar un proyecto de ley", había expresado la semana pasada.

MDZ Política

MDZ Política

Preso de sus propias palabras. Así parece haber quedado el ministro de Agricultura Julián Domínguez tras la conferencia de prensa que dio este jueves la vocera presidencial Gabriela Cerruti. En concreto, la funcionaria confirmó que el Gobierno quiere modificar el esquema actual de retenciones y dejó en ridículo al ministro que hace menos de una semana había negado de forma categórica esa posibilidad.

La situación en la que queda Domínguez es delicada. La semana pasada el presidente había mencionado en una entrevista radial que una forma de desacoplar los precios internos de los alimentos de los internacionales era a través de herramientas como las retenciones. Incluso culpó a la oposición de negarse a autorizar aumentos a las retenciones en Congreso.

Esto encendió las alarmas en el campo y también despertó críticas de la oposición. En ese contexto, el ministro Julián Domínguez salió a calmar las aguas asegurando que no estaba en carpeta aumentar las retenciones. Y lo hizo de forma pública y categórica a través de las redes sociales.

"Desde que asumí, la preocupación del presidente es el aumento de los alimentos para las y los argentinos. De ninguna manera se van aumentar las retenciones ni enviar un proyecto de ley", aseveró Domínguez.

Al parecer hubo un problema de comunicación en el Gabinete, porque este jueves Cerruti confirmó las intenciones de Alberto Fernández de modificar el esquema actual. "No hay que dar batallas perdidas pero convocamos a la oposición que revea la discusión", manifestó al tiempo que dijo que las retenciones son "la herramienta adecuada para desacoplar los precios".

Ahora Domínguez parece haber quedado en un callejón sin salida. Pase lo que pase, su palabra ha quedado desautorizada. Es el titular del Ministerio de Agricultura pero no conduce la cartera ni la política agrícola del Gobierno. El rol que ha tenido como mediador con el campo ha sido complejo. Casi un malabarista haciendo equilibrio para mantener la paz.

Pero lo que diga de ahora en adelante no tendrá peso. De cara al futuro eso lo deja en una situación delicada.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?