El estratégico pacto de Axel Kicillof con Juntos por el Cambio pensando en su reelección

El estratégico pacto de Axel Kicillof con Juntos por el Cambio pensando en su reelección

El politólogo Paulino Rodrigues habló de la estrategia del kirchnerista, que acercó posiciones con Juntos por el Cambio en un tema clave. Cómo impacta en la dirigencia nacional.

MDZ Radio

MDZ Radio

El politólogo de MDZ Radio, Paulino Rodrigues, contó detalles sobre la estrategia de un kirchnerista de ultranza como Axel Kicillof, que "coqueteó" con Juntos por el Cambio, y así cerró filas hacia adentro, camino a su reelección. A propósito de esto, se refirió también a las internas en la coalición opositora.

Refiriéndose exclusivamente a la provincia de Buenos Aires, Paulino Rodrigues contó que ayer la oposición le validó a Axel Kicillof la continuidad de la mayoría del kirchnerismo en el Tribunal de Cuentas. Eso, a cambio de puestos en distintas áreas de organismos descentralizados que el peronismo, en perspectiva, resignó frente a la oposición.

Ante esta sitjuación, el senador provincial Joaquín de la Torre -hoy aliado a las filas de Juntos por el Cambio- pegó el portazo, dejó la vicepresidencia segunda y dijo que la oposición "más que halcones o palomas somos pavos reales". Esto "es muy fuerte como imagen en la Legislatura más importante de Argentina después del Congreso Nacional, la cual representa casi al 38.5% de la ciudadanía Argentina", opinó el politólogo.

La lucha por el reparto de cargos era una negociación trunca, que no se podía resolver. El gobernador de la provincia de Buenos Aires se mostraba intransigente, Martín Insaurralde -su jefe de Gabinete- no la podía destrabar y la terminó destrabando el propio Axel Kicillof, en las condiciones que él quiso prácticamente.

"Un Kicillof que, además, cerró filas hacia adentro para ir a la reelección y le quitó por lo tanto margen de maniobra e imagen al propio Martín Insaurralde, que hoy, no diría que está desdibujado, pero sí en un rol no prominente, como supo tener hace 60 días. Más bien en un rol expectante, con movimiento y juego propio pero más limitado, con un Kicillof que además volvió a conversar muchas de las cosas de gestión y mandó a hablar con muchos de los intendentes, a su amigo, hoy asesor de Gobierno, Carlos Bianco".

De todos modos, esta no es la primera vez que se genera acercamiento entre Juntos por el Cambio y el kirchnerista Axel Kicillof, lo cual incluso tiene impacto en la dirigencia nacional de la coalición opositora. Por lo que Paulino Rodrigues opinó que "no hay dudas de que impacta en la dirigencia nacional de Juntos por el Cambio, que está pensándose su poder".

A propósito de aquello, contó que el lunes Horacio Rodríguez Larreta confirmó que quería ser presidente y fue a los 3 programas con más audiencia del país. Pero Macri, para no quedarse atrás, fue a lo de Morales Solá, es decir, al núcleo de poder político del círculo rojo, a dar la impresión de que no está en carrera, pero no descarta el segundo tiempo y dice la famosa frase de que "son muchos los que aspiran a la presidencia, y está bien, pero puede ocurrir que alguno sea presidente y el otro jefe de gabinete o miembro del gabinete".

Mientras tanto, Patricia Bullrich busca la tracción dentro del PRO diciendo que ella tiene apetito, ambiciones, etc. Todo esto en la semana en la que Martín Loustau se muestra en un locro en Parque Norte con Horacio Rodríguez Larreta, y que Gastón Manes asume la convención nacional del radicalismo, "que es la que va a determinar en marzo del año que viene la política de alianzas de la UCR, que en todos los casos hoy se incluye dentro de Juntos por el Cambio, pero advierte que hay límites que otros no consideran que son límites: por ejemplo, Javier Milei, a quien Macri y Bullrich dicen que hay que incorporarlo porque sino está en riesgo la victoria electoral".

Para concluir, el analista político planteó que los radicales hacen un culto de la interna: "Para ellos es un valor, porque procesan sus discusiones y luego se ordenan, pero la verdad es que hay matices y en esas internas se desangran, se desgastan y por tanto pierden fuerzas y energía". Mientras que "el PRO está teniendo también una dinámica de internas, que hasta acá no tenía porque contaba con un solo líder claro. Entonces, hay que ver cómo lo toman, ya que al no estar acostumbrados a ellas, para algunos puede ser normal pero para otros, una fisura".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?