Por qué la pelea en el Gobierno perjudica a Juntos por el Cambio

Por qué la pelea en el Gobierno perjudica a Juntos por el Cambio

El analista político de MDZ Radio comentó que el clima dentro de la coalición opositora también está tenso, al igual que sucede dentro de la alianza de Gobierno. Los motivos.

MDZ Radio

MDZ Radio

Mucho se habla de los conflictos dentro de la coalición de Gobierno. Kirchneristas versus albertistas y viceversa. Sin embargo, mientras esto sucede, también dentro de la oposición se gestan batallas que empiezan a tomar notoriedad y ya no pasan tan desapercibidas. El politólogo de MDZ Radio, Paulino Rodrigues, se refirió precisamente a la lucha entre el PRO y los radicales dentro de Juntos por el Cambio.

En la coalición opositora los conflictos que ya se suscitaron en la previa de las legislativas no se han dirimido. Al contrario. Hay cruces por los liderazgos y por los perfiles. Mauricio Macri y Patricia Bullrich aparecen endurecidos en sus discursos; los radicales, disputando quién será el candidato. No está tranquilo el clima tampoco en ese espacio.

En ese sentido, Paulino Rodrigues le atribuye esto a que "es casi un acto espejo: si se fractura la coalición oficialista, no hay muchos incentivos para mantener a la opositora, que sólo se unifica en torno a la disonancia con el Gobierno". 

Otro ejemplo de aquello fue lo que dijo Mauricio Macri días atrás, cuando aseguró que la unidad a cualquier precio tampoco es un objetivo. "Le está marcando la cancha a los que quieren correr la coalición a la izquierda, les dice 'no, hay que llevarla a la derecha, porque sino Milei nos deja fuera de la cancha", opinó el politólogo.

Lo que pasa en Juntos por el Cambio, para el columnista de MDZ Radio, es muy interesante porque esa mirada de la coalición tiene además un acto reflejo de la interna del oficialismo: "Si mañana hay una fractura expuesta en el Frente de Todos, es decir que si Alberto Fernández, la CGT, el peronismo tradicional y algunos gobernadores dan la batalla contra el kirchnerismo y se ponen definitivamente como adversarios puertas adentro y empiezan a bifurcar caminos, incluso en términos legislativos ya de manera más grosera, se termina una oposición que sólo habla en contra de Cristina Fernández de Kirchner".

Justificó aquello último en que "el oficialismo va a generar los anticuerpos para hablar en contra de Cristina Kirchner también y por lo tanto dividirá el voto de la clase media equidistante, que sabe qué no quiere, pero no necesariamente sabe qué quiere".

Ahí empieza una discusión adicional, "una cosa es ser oposición frente a algo donde todos más o menos confluyen, los une el espanto a 'tal' y otra cosa es tener una hoja de ruta común, un programa económico, ideas respecto a las relaciones exteriores, etc, no digo monolíticas pero al menos muy similares. Sabemos poco ahí sobre qué piensan", concluyó.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?