El almuerzo PRO de Larreta y Santilli, la nueva jugada radical y la mesa “deportiva”

El almuerzo PRO de Larreta y Santilli, la nueva jugada radical y la mesa “deportiva”

Qué se habló en la comida con ministros y secretarios para hablar de la candidatura nacional del jefe comunal. Los cambios en la estrategia radical y la llegada al gabinete porteño de una nueva pasión. Al final, un bonus track y un enigmático.

Ezequiel Spillman

Ezequiel Spillman

Río revuelto en la Ciudad. En especial con la tensión inherente al 2023: los posicionamientos a nivel nacional vienen repercutiendo en la política doméstica porteña y, acaso, también las figuras que vienen posicionándose por la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta.

Este fue uno de los temas que sobrevoló en un almuerzo en Uspallata, en Parque Patricios, con solo el gabinete del PRO, ministros y secretarios más Diego Santilli y Agustín Forchieri. En él el jefe de gobierno planteó su visión de cómo encarará este año lo que será la futura campaña presidencial. Cuál era su idea, cómo encarará los meses que vienen y por qué la gestión será un ancla clave para su desarrollo como candidato.

Antes lo había precedido en la palabra el secretario de Comunicación, Federico Di Benedetto, quien mostró parte de la estrategia del plan Larreta 2023. Di Benedetto es también quien custodia las encuestas y los focus group.

Diego Santilli

También, por su lado, Santilli contó su estrategia en Provincia con un anclaje fundamental para el grupo nutrido de ministros y secretarios del Gobierno porteño que lo escuchaban: el diputado nacional desarrolló el impacto que tiene la gestión de la Ciudad en el territorio bonaerense. Y cómo la figura nacional de un candidato tiene que tener en esa experiencia y en el “hacer” un núcleo de abordaje para los votantes.

El ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri, se mostró de acuerdo en los planteamientos de Larreta y Santilli, tanto en el bonaerense – el territorio que lo mostró como el primer intendente del PRO en Vicente López allá en 2011 - como a nivel nacional.  

El resto fue acotando a medida que avanzaba la conversación. Prendió entre los ministros la incertidumbre sobre el futuro inmediato del país con la interna del Gobierno. Hubo coincidencia en el riesgo social que se empieza a palpar en las calles y en los barrios.

Además se hizo foco en la construcción de la campaña larretista sabiendo que el punto de partida de hoy es complicado dada la crisis política y económica de los próximos meses. “Estamos armando una campaña sin saber qué puede llegar a heredar el presidente que asuma en 2023”, admite uno de los ministros que participó del almuerzo.

Jorge Macri

Otro foco de la charla se centró en hablar de cómo es el jefe de Gobierno: sus rasgos particulares, fortalezas y debilidades. Entre las conclusiones que se escucharon: que Larreta es un hombre claramente de diálogo y que, esa construcción de su personalidad, debería ser un activo para intentar sacar al país de la feroz crisis económica y política, según se tradujo en la comida.

El almuerzo fue austero: ensaladas y sándwiches de pan negro. Una muestra obligada de austeridad, aunque algunos funcionarios recordaban años atrás cuando una ahora ex funcionaria larretista solía organizar estos encuentros con un exclusivo catering.

En tanto los radicales siguen haciendo su juego. Ahora con estrategia más clara. Con el diputado Martín Tetaz definitivamente fuera de la Ciudad y probando suerte en territorio bonaerense – la última encuesta que le llegó le dio muy bien en el conurbano -, el camino para que el senador Martín Lousteau vuelva a probar suerte por la jefatura de Gobierno se despeja en el centenario partido.

Lousteau comenzó a caminar la Ciudad poniéndose la camiseta de pre candidato mientras pide una silla en la mesa de los “moderados” que animó Emilio Monzó en la casa del salteño Juan Manuel Urtubey en San Isidro hace una semana atrás.

Claro que el senador radical no la tendrá fácil. Ya está plantado del lado del PRO Jorge Macri quien pretende construir una candidatura sin fricciones internas. En silencio – a diferencia de Lousteau - recorre la Capital en charlas con vecinos. Logró que rápidamente sea asociado a la gestión de la Ciudad. Con la paciencia de un intendente de diez años de ejercicio, pasa más de una hora y media en cada encuentro.

También sumó a su agenda reuniones bilaterales con cada ministro y encuentros de gestión de todas las temáticas posibles. Incluso sindicalistas. Aunque aún no lo dice a viva voz – el contexto político económico tampoco le dan muchas chances de hacerlo – la posibilidad de que la Ciudad sea su destino se va transformando en algo natural para el PRO de la Ciudad.

La indefinición de Fernán Quirós, de Salud, sobre su futuro político colabora en esa idea. El primo del ex presidente intentará llegar por consenso del partido amarillo.

Fernán Quirós

A él se le suma otra figura del PRO: el diputado nacional Waldo Wolff, quien viene trabajando desde el discurso pero también desde lo concreto para intentar armar una boleta en Capital que pueda sintetizar a los liberales, las huestes de Javier Milei y, por supuesto, el oficialismo porteño. Wolff es de los pocos que Milei considera “amigo” y que escucha del ala dura del PRO. Arduo trabajo tendrá el diputado para ese armado. Aunque por ahora el economista de La Libertad Avanza no tiene un candidato concreto a jefe de Gobierno porteño. Una puerta queda abierta aún.

Por su parte, hubo sorpresas en el Poder Legislativo de la Ciudad esta semana. Es que en la Legislatura porteña sorprendió en el bloque oficialista Vamos Juntos la diputada Gimena Villafruela, quien es la flamante titular de la comisión de Desarrollo Económico. Jamás había presidido una comisión y ahora puso a debatir un nuevo proyecto de María Migliore (la ministra Desarrollo Humano porteño) para que en determinados barrios populares se pueda generar un distrito que les permita exenciones impositivas a empresas que inviertan.

Rápidamente accionó el trabajo parlamentario de una semana a la otra: convocó la primera reunión para discutir la iniciativa. La celeridad suele ser, históricamente, una rareza en Perú 160. Villafruela viene de trabajar codo a codo con Francisco Quintana, ex vicepresidente de la Legislatura y actual vice del Consejo de la Magistratura porteña.

Por otro lado, nació una nueva mesa larretista. Pero no política sino deportiva: un grupo de funcionarios decidieron comenzar a jugar al paddle, una de las prácticas preferidas del expresidente Mauricio Macri.

Entre otros ya se prendieron el ministro de Seguridad, Marcelo D´Alessandro; Di Benedetto; y el de Planificación, Facundo Carrillo. Hay más interesados al convite de un deporte que apasiona en el PRO.

Un bonus track: cabizbaja se la vio en estos días a la asesora de Larreta, la ex Cippec, Julia Pomares. Llegaron a sus oídos reproches por lo bajo de varios ministros. Aún nadie se le plantó formalmente – ya que para ello deberían tener datos concretos - pero hubo comentarios sobre la posibilidad de una fuga de información a las huestes de Patricia Bullrich, quien hoy pasa un pésimo momento con Larreta. Quizás el peor en muchos años.

A este bonus track le sumamos el enigmático. Es que un funcionario porteño de alto rango justo en estos días le contó a varios colegas del gabinete que a su mujer, Bullrich le había ofrecido un lugar destacado en su armado nacional y que ella desistió porque sabía de la relación cercana que tiene su marido con el jefe de Gobierno. Le entregó un paper y le avisó que no podía trabajar con ella.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?