Reaparece CFK en Avellaneda

El duro embate que prepara el kirchnerismo tras la marcha atrás de Alberto Fernández

"Volvió el verdadero Alberto Fernández. ¿Viste como cambió de opinión?", dijo, irónico, un referente peronista que en los últimos tiempos se vio más veces con Máximo Kirchner de lo que muchos suponen. El oficialismo, lejos de tener un criterio, tiene cientos, y nadie puede ordenar el desbande.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare lunes, 26 de diciembre de 2022 · 22:00 hs
El duro embate que prepara el kirchnerismo tras la marcha atrás de Alberto Fernández
Foto: Prensa Cristina Fernández de Kirchner

Desde hace meses la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner quiere implementar una "mesa de acción política" para consensuar cada decisión luego de una ardua discusión. Parece que eso no sucederá y el presidente que ella puso está dispuesto a hacer todo lo que pueda para dejar claro que es él quien toma las decisiones. 

Luego de retrotraer su decisión inicial de apelar el fallo de la Corte, Alberto Fernández volvió sobre sus pasos nuevamente y descolocó a los gobernadores, a la vicepresidenta y al gobernador Axel Kicillof, que será el más damnificado por su decisión ya que la plata principal de la cautelar que ahora aceptó el presidente repercute sobre la plata que él debe administrar mensualmente. 

El ministro de Economía, Sergio Massa, fue uno de los que más hizo para parar la “locura de los gobernadores”, tal cual inmortalizó uno de los presentes en la reunión “cerrada” de la semana pasada en el Consejo Federal de Inversiones desde donde salió, raudo, el pedido de no hacerle caso al fallo de la Corte.

Jorge Ferraresi volverá a recibir a Cristina Fernández de Kirchner en Avellaneda este martes

“Ni en pedo Sergio se va a comer una causa por culpa de esos muchachos”, le dijo el sábado a la tarde a MDZ uno de sus poquísimos voceros no autorizados. Sabe que hoy puede hacer más de lo que termina haciendo por su rol del día a día económico. El día anterior, Massa con Ignacio De Mendiguren y buena parte del Frente Renovador bonaerense estuvieron en el partido de Las Heras.

Todo lo demás es conocido. En el día de hoy, Alberto Fernández anunció que acatará el fallo que lo obliga a devolverle la coparticipación que le quitó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en septiembre de 2020 para dársela, directamente, a la Provincia de Buenos Aires.

“Sí, lo firmé, pero listo. Apagué los teléfonos”, le confesó un gobernador que estuvo con el presidente de la Nación y varios de sus colegas peronistas cuando el jueves tomaron la dramática decisión de desobedecer a la Corte Suprema de Justicia.

Seguramente mañana la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, volverá a cargar contra los ministros de la Corte. Ya hay muchas opiniones que los relacionan, directamente, con los militares golpistas. Mafia, golpistas, y demás adjetivos se escucharán cuando, acompañada por el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, hable nuevamente ante su público en la inauguración de un centro polideportivo.

Tampoco es casual que durante el acto en el distrito del sur del gran Buenos Aires se sienta a gusto exacerbando la grieta al ponerle al predio a inaugurar el nombre de Diego Armando Maradona en medio de los festejos por el campeonato y la alegría mundial que hay por el logro de Lionel Messi. "No tiene nada que ver... Estaba programado desde hace un año, y el gimnasio se llamará Héctor Enrique... No hay un metamensaje. No existe. Ya estaba programado así", aclararon los organizadores. 

Días atrás, un dirigente político cercano al oficialismo, reproducía otro punto de vista sobre la bronca contra Messi y sostenía que la dirigencia está asustada porque “no está viendo que hay un tiempo nuevo y la política no lo está interpretando”.

“Messi, un tipo de clase media común, el tipo más parecido al argentino promedio, ganó el Mundial. No le hizo falta ser bravucón, no le hizo falta reivindicarse de un pasado difícil (y tuvo que irse del país para que le pongan una droga para crecer), no se erigió en la lucha contra los poderosos. Este nuevo mito, para los argentinos, rompe con el ejemplo tradicional: no hace falta ser extraordinario, no hace falta pelearse con los poderosos malvados que sólo piensan en someter a los débiles indefensos que necesitan de un protector de características súper humanas... hace falta ser perseverante , trabajar , disfrutar , amar, decir que no (como le dijo a la política en los festejos), jugar… en síntesis, vivir”, concluyó.

La otra excusa perfecta para volver a Avellaneda y presentarse con Ferraresi es que en la anterior oportunidad en la que ambos estuvieron juntos en Avellaneda, el intendente recordó un ejemplo personal, cuando modificó una decisión judicial gracias a la movilización popular. ¿Vendrán por ahí nuevamente los discursos de los dos? “Veremos, veremos”, dicen por el distrito del sur bonaerense.

Mientras tanto, cada situación provoca más y más desconfianza en el ámbito del Frente de Todos. La Casa Rosada es como la de Gran Hermano. A medida que pasan los días siempre sale alguno de sus integrantes y los que quedan siempre están nominando a los que siguen.

Lo mismo sucede en la Provincia de Buenos Aires, donde el peronismo camporista quiere retener el poder a toda costa. Perciben que la elección nacional está perdida, pero que la Provincia debe ser defendida con uñas y dientes. Sin embargo, cuando el gobernador y su jefe de Gabinete más varios ministros se desconfían más de lo que lo hacen con la oposición, es muy difícil.

En este territorio hay varios intendentes que ya no participan del grupo de WhatsApp de sus pares que aún reportan en el oficialismo. Ellos ya no se sienten parte de los que hoy manejan el poder, pero son pocos. Muy pocos. Tampoco esperan nada de algunos de los que sí siguen yendo a los actos como el de mañana en Avellaneda aunque lo hagan de mala gana o sabiendo a que van a que “los usen para la foto”.

Archivado en