Echaron de la Justicia al hijo de Walter Bento por conductas fuera de la ley y generarle mala imagen al Poder Judicial

Echaron de la Justicia al hijo de Walter Bento por conductas fuera de la ley y generarle mala imagen al Poder Judicial

La Cámara Federal de Mendoza cesanteó a Nahuel Bento, uno de los hijos del procesado juez federal. Lo acusaron de haber tenido conductas poco decorosas y haber ocultado su participación en sociedades. Duro golpe al clan familiar.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

picardi@mdzol.com

Por Pablo Icardi y Jorge Caloiro

La Cámara Federal de Mendoza echó a Nahuel Bento, uno de los hijos del juez federal Walter Bento, por haber probado que actuó fuera de las normas y generar una imagen “poco decorosa” para la Justicia Federal. El hombre era funcionario jerárquico de la Justicia y trabajaba como Secretario de la Cámara y ahora fue cesanteado por su mal desempeño. Incluso podría ser exonerado si llega a ser condenado en la causa que lo tiene como procesado por lavado de dinero, entre otros delitos.

La cesantía llegó luego de un sumario administrativo que se había iniciado y de un profundo análisis de la Cámara, que incluyó el descargo del propio acusado. A Nahuel Bento lo echaron principalmente por haber ocultado que tenía actividades comerciales que podían ser incompatibles con su función y también por no tener una conducta “intachable” como requiere el cargo que ejercía. En concreto Nahuel adhirió a un fideicomiso comercial (Il Mercato) que implica una actividad comercial que podía ser incompatible y que para hacerlo requería autorización. También formó una sociedad que iba en el mismo sentido y que ocultó a las autoridades judiciales.

Además, los jueces consideran que su actitud afectó la imagen del poder judicial. “Nahuel Bento violó el deber genérico de la "conducta irreprochable" y quebrantó insalvablemente la relación de absoluta confianza que debe reinar entre un Secretario Judicial y esta Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza”, explican los jueces. “Su situación procesal, la relevancia de su cargo y la repercusión pública que afecta la obligación genérica de "conducta irreprochable", repercutió negativamente en la imagen del Poder Judicial de la Nación -en general- y de este Tribunal -en particular-, desgarrando -nuevamente- la relación de confianza y transparencia que debe imperar en este ámbito laboral”, agregan.

Nahuel Bento 

La resolución está firmada por los camaristas Gustavo Castiñeira de Dios, Juan Ignacio Pizarro y Manuel Pizarro (presidente). Luego de argumentar, la parte resolutiva dispone la cesantía. “Aplicar la sanción de cesantía al señor secretario, doctor Nahuel A. Bento, por los hechos detallados a lo largo de los considerandos precedentes, la que podrá convertirse en exoneración si llegara a ser condenado en la causa penal que se le sigue”, expresa el documento, que además dispone informar a la Corte Suprema de la Nación.

El juez federal Walter Bento está procesado por asociación ilícita, cohecho y otros delitos graves. La sospecha es que lideraba una organización criminal que hacía favores a acusados de delitos federales a cambio del pago de coimas. Además, como hechos conectados, parte de la familia bento, entre ellos Nahuel, están acusados de ser parte de esa trama, en particular por el enriquecimiento y el lavado de activos provenientes de la trama de corrupción. 

Bento tiene que enfrentar el juicio oral y también al Consejo de la Magistratura. 

Una larga historia familiar

Nahuel Bento era secretario de juzgado y fue adscripto a la Cámara Federal, generando tensiones particulares pues ese tribunal debía juzgar la conducta de su padre. En la causa penal está acusado de lavado de activos, entre otras cosas. En el expediente hay abundante prueba sobre el patrimonio del abogado, quien está sospechado de ser el beneficiario del enriquecimiento de su padre y haber recibido bienes como parte del mecanismo de lavado.

Gran parte de la familia Bento trabajaba en la Justicia Federal, con el juez Walter como eje. Marta Boiza es prosecretaria del Juzgado Federal 3 y actualmente está suspendida. Sus hijos Nahuel y Luciano eran funcionarios y ahora Nahuel fue echado. Luciano está con licencia psiquiátrica.

 “Es incompatible que un funcionario judicial con la jerarquía del investigado, preste funciones -en estas condiciones- en esta Alzada. Y el cúmulo de conductas atribuidas es razón suficiente para imponerle una sanción disciplinaria acorde a ello. En razón de ello, luego de un minucioso análisis y de una razonable apreciación de las reglamentaciones y de la gravedad de las faltas cometidas, se estima pertinente aplicar al doctor Nahuel Bento la sanción de cesantía”, concluyeron los camaristas. Si la justicia lo halla culpable, la situación se agravará. “Podrá convertirse en exoneración si llegara a ser condenado en la causa penal que se le sigue”, aclaran.

Antes de la resolución, hubo un sumario interno que llegó a las mismas conclusiones. En su patrimonio, Nahuel Bento tiene bienes y declara actividades que pueden ser incompatibles con su función. El abogado presentó descargos y declaró, acusando, igual que su padre, que hay una persecución en su contra. Según él, “el sumario administrativo se le inició en el marco del acoso laboral que sufrió y sufre por el hecho de ser hijo del Juez Federal, doctor Walter Bento” y denuncia que hay una "antojadiza" interpretación de las normas. Esas acusaciones no resultaron efecto y desde diciembre deja de ser funcionario de la justicia.

La causa penal está elevada a juicio y debe conformarse el tribunal oral que se encargará del debate. En paralelo el Consejo de la Magistratura tiene que decidir sobre el dictamen de la comisión de acusación que pidió el juicio político y la suspensión del juez Walter Bento, también por mal desempeño.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?