Bastión del PJ

El peronista al que apuesta Horacio Rodríguez Larreta para ganar un municipio determinante

Una de las obsesiones de Horacio Rodríguez Larreta es que el PRO logre el triunfo en Lomas de Zamora, una hipótesis que no parece ya tan lejana. Y para ello apuesta por el ex mano derecha de Martín Insaurralde, Guillermo Viñuales.

Beto Valdez
Beto Valdez viernes, 18 de noviembre de 2022 · 10:00 hs
El peronista al que apuesta Horacio Rodríguez Larreta para ganar un municipio determinante
Foto: Telam

Horacio Rodríguez Larreta, más allá de sus fuertes aspiraciones presidenciales, tiene alguna obsesiones en el conurbano. Recorre con mucha insistencia Hurlingham para respaldar al funcionario porteño Lucas Delfino, a Gastón Di Castelnuevo en Ituzaingó y especialmente a Guillermo Viñuales en el populoso distrito de Lomas de Zamora.

Ubicada en el corazón de la Tercera Sección Electoral, cuyo padrón está compuesto por 4.845.998 electores, Lomas es el distrito que aparece en segundo lugar en cantidad de electores después de La Matanza. Pese a tratarse de un distrito populoso y con barrios muy humildes, también tiene varios circuitos de clase media como Temperley o Banfield. Por eso las enormes diferencias que lograba el kirchnerismo comenzaron a achicarse por el crecimiento de Juntos por el Cambio. 

“A Martín lo banqué durante diez años con todas sus pelotudeces. Lo banqué cuando se fue con Massa, cuando se olvidó que era intendente y se fue a la Cámara de Diputados, cuando se fue a vivir a Puerto Madero y no le dio más bolilla a Lomas. Todo ese tiempo estuve yo recorriendo escuelas, iglesias, haciéndome cargo de los líos”, sorprendió en noviembre de 2020 el entonces jefe de Gabinete de Insaurralde luego de patear el tablero y renunciar a su cargo.

El portazo fue un sacudón muy fuerte en todo el Gran Buenos Aires. Uno de los Barones del GBA con mayor predicamento perdía a su “mano derecha”. Se interpretó como un gesto de debilidad del jefe comunal. 

Pero los conocedores de esos pagos veían venir que Viñuales se estaba cansando de su jefe político, sobre todo porque empezó a recostarse mucho más en La Cámpora que en el peronismo que lo impulsó como intendente. En los últimos tiempos Federico Otermin, presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, y su pareja Daniela Vilar comenzaron a tener más influencia que Viñuales. “Martín se obsesionó con cerrar su alianza con Máximo y Cristina, entonces empezó a descuidar el pago chico, subestimando a muchos compañeros”, comentan fuentes del oficialismo lomense.

Obviamente al intendente y su entorno les molestó más que Viñuales se incorporara rápidamente a JxC a través de sus vínculos con el PRO, especialmente el jefe de Gabinete de Lanús, Diego Kravetz. Cuentan que el enojo de Insaurralde fue tan profundo que se pasó más de un año sin dirigirle la palabra a su vecino Néstor Grindetti, otro de los autores de la movida. La idea del intendente amarillo y Kravetz apuntaba a llevar el modelo Lanús a varios distritos de la Tercera, concretamente incorporar dirigentes peronistas distanciados con el kirchnerismo.

La estrategia inicialmente fue resistida dentro de la coalición opositora, especialmente por los llamados “sin tierra” dentro del PRO y obviamente en la UCR y en la Coalición Cívica. La dinámica interna en Juntos por el Cambio alteró la relación de fuerzas y Viñuales terminó como uno de los eventuales candidatos preferidos de Larreta para competir el año próximo en un distrito donde el oficialismo ya no luce como invencible. En las últimas elecciones legislativas el Frente de Todos ganó con un escaso 40%.

Mientras aún es resistido por varios sectores, desde el equipo de campaña de Diego Santilli lo defienden a rajatabla por el nivel de conocimiento en la calle y su experiencia en el manejo de ese distrito. Dicen que con la candidatura de Viñuales pueden aspirar a ganar el municipio. Recuerdan que el año pasado ganaron casi la mitad de los 13 circuitos y deben crecer en los más populares y humildes. “Viñuales recorre todas las semanas esas localidades que ya ha visitado varías veces Horacio y el Colo”, comentan en la sede gubernamental porteña de la calle Uspallata.

Archivado en