Burocracia, pedido de coimas e impotencia: el insólito caso de una escuela a la que no la dejan mejorar

Burocracia, pedido de coimas e impotencia: el insólito caso de una escuela a la que no la dejan mejorar

Una escuela de Maipú quiere arreglar su edificio y consiguieron los recursos de manera privada. Pero se encontraron trabas de todo tipo en el Gobierno y hasta un sugestivo pedido de dinero. Luego de tres años de peregrinaje, no pueden hacer la obra.

MDZ Política

MDZ Política

La comunidad educativa de la escuela José Sixto Álvarez, de Maipú, vive una especie de pesadilla burocrática luego de intentar mejorar el edificio de la institución; pesadilla en la que hubo un sugestivo pedido de dinero, trabas e incompetencia. La idea era construir un techo para el patio del colegio y, así, evitar que los niños sufran frío, calor y las contingencias climáticas. La Dirección General de Escuelas y el Ministerio de Infraestructura no debían aportar nada, pues el dinero lo consiguieron por su lado. Pero lo que sí aportaron fueron problemas: nadie se hizo cargo de autorizar la obra, un funcionario le sugirió que debían pagar 50 mil pesos "por izquierda" para que fueran al lugar y, tras más de dos años, nadie hizo nada.

Tienen la plata, tienen las ganas, pero el Gobierno les frenó todo. El resultado es la impotencia: "Como Directora de la Escuela, me siento invisibilizada para el sistema educativo, nadie me escucha, nadie me da respuestas, no sé cómo seguir", dice al final de una dolorosa carta la directora de la escuela. 

El patrio de la escuela que quieren techar. Foto: Twitter del legislador Dulio Pezzutti.

Una pesadilla burocrática

La escuela queda en Colonia Irigoyen, Maipú. En 2019 la comunidad educativa pensó en mejorar la escuela poniéndole un techo a al patio. "Queríamos y queremos contar con un espacio adecuado para realizar diferentes actividades, sin que éstas interfieran con el normal dictado de clases, y que responda a las necesidades que tenemos. Cuando llueve, hace mucho frío o un calor excesivo, los niños no pueden disfrutar del recreo. No podemos realizar actos donde sus padres puedan ver el trabajo de sus hijos, ya que si lo realizamos en la galería no entramos todos. Necesitamos techar el patio interno, para convertirlo en este lugar que tanto requerimos", describe la directora. Maipú es un municipio peronista, el Gobierno provincial es radical. Pero para impedir no hubo grieta. "El Municipio pidió que Infraestructura de la DGE nos diera su aval y a partir de ese momento todo quedó trabado", explican desde la escuela.

En la maraña de burocracia aparece un nombre repetido. Se trata de Juan Pablo Henríquez, jefe de infraestructura escolar, que depende del Ministerio de Infraestructura. El hombre no se hizo cargo de la situación y los derivaron a una oficina ubicada en calle San Martín. Desde la escuela no lo mencionan así, pero lo que ocurrió tiene todas las aristas de un pedido de coimas. Es que un empleado público ofreció ir al lugar de manera particular y más rápido, pero pagando a cambio 50 mil pesos y, así, obtener la autorización. "Nadie nos apoyaba ni explicaba cómo seguir. Hasta que en uno de los tantos viajes que hicimos presentando notas nos dijeron que en forma particular podían ir a revisar el espacio para avalar el proyecto y debíamos abonar una determinada cantidad de dinero. Somos una comunicad muy humilde. Era imposible que pagáramos esa cantidad", explican. 

La primera etapa de la espantosa trama terminó con la pandemia, que frenó todo. Pero siguió: como no lograban reunir el dinero suficiente, una empresa privada, Universo Vigil, aportó lo que faltaba a través de una "paella solidaria" realizada en el restaurante de esa cadena.  Listo: estaban los recursos, solo faltaba la autorización definitiva de la DGE, que nunca llegaría. "Contratan un ingeniero y un arquitecto para realizar los planos, van a comprar los materiales necesarios, van a pagar la mano de obra pero paradójicamente sigo sin conseguir el aval de DGE", relata la directora. 

Pues la mujer tiene razón: desde que consiguieron el dinero hubo una maraña de burocracia e inoperancia que trabó todo. El detalle de la trabazón es el siguiente:

  • 16 de setiembre de 2022 me comunico con el Delegado Regional Centro Miguel Ángel Gil comunicándole todo el tema y la respuesta de Henriquez.
  • 19 de setiembre de 2022 respuesta del Delegado; "Te envío el contacto de Nicolás Nieto para que te pongas de acuerdo con él para que vaya a hacer una inspección a la escuela, indicarle qué es lo que necesitás"
  • 20 de setiembre trato de comunicarme telefónicamente, no puedo hacerlo, Le grabo un mensaje por WhatsApp explicándole toda la situación. Hasta el día de hoy no he recibido respuesta.
  • 29 de setiembre visita la escuela la Supervisora Técnica Seccional, le explico la situación, comienza a llamar por teléfono a personas que puedan orientamos cómo seguir y vuelven a enviarme el teléfono de Nicolás Nieto, pero me dicen que le escriba no que lo llame. Le escribí, expliqué y pedí por favor que me diera una respuesta, NO RECIBO RESPUESTA.

El detalle es parte de una nota enviada por la directora de la escuela a las autoridades de la provincia. "Considero que frente a la gran solidaridad de la gente de Universo Vigil, pensando que la DGE no debe pensar en dinero porque no se lo pedimos, deben dejar de naturalizar que es correcto no dar respuestas y trabar proyectos de trabajos en las escuelas. Como Directora de la Escuela, me siento invisibilizada para el sistema educativo, nadie me escucha, nadie me da respuestas, no sé cómo seguir", cierra la carta enviada por la directora.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?