No sólo el dólar soja puso de rodillas al Gobierno

No sólo el dólar soja puso de rodillas al Gobierno

Un gobierno que no toma decisiones, con la mayoría de sus funcionarios viendo qué será de su propio destino a partir de los próximos meses y ante una creciente preocupación por la inflación, la violencia política y las limitaciones legislativas obligan a repensar todo. Ahora las PASO siguen.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

En una de las expresiones más críticas que formuló Máximo Kirchner en Morón, el último sábado, contra el desenvolvimiento de la política económica, llamó la atención la creencia que él tiene sobre que "los grupos económicos pusieron de rodilla al gobierno", encerró, quizás, el problema más importante que tiene el oficialismo

Nadie puede poner de rodillas a lo que no existe. Tal cual lo describió un intendente de la tercera sección electoral la semana pasada, cuando preguntó si alguien de los que allí estaban presentes conocía quién tomaba decisiones en el poder central para que le avisaran con quién debía hablar, quedó claro que no hay quien gobierne

Sin embargo, los otros que también tomaron nota que no todo lo que ellos proponen, por más que hayan tenido la aprobación previa de todos sus pares, termina siendo revisado y pospuesto, por lo menos, fueron los diputados nacionales que impulsan la nueva ley de Humedales, que con casi un dictamen de comisión ya aprobada, recibieron la orden de esperar noventa días para volver a tratarla. 

Uno de los que más enojado estaba era uno de sus impulsores, Leonardo Grosso, el diputado nacional del Movimiento Evita que se quejó airadamente, con twitter por medio, sobre la nueva postergación. Entre los apuntados están no solo algunos de sus pares, sino la mayoría de los gobernadores que son quienes les dan las órdenes para que no apoyen al proyecto. 

"Acá a la presión natural de los sectores que temen que se afecten sus intereses particulares tuvimos, también, la decisión de muchos intendentes y gobernadores para no apoyarnos. Así que yo no puedo hablar de que nos doblaron la mano, sino que hay acuerdos que no son fáciles de romper", opinó Grosso en exclusiva a MDZ.

El diputado nacional, que por lo bajo recibió el apoyo de mucho de sus colegas legisladores, desmintió que fuera por este motivo que haya dicho que no iba a apoyar las PASO si la propuesta toma estado parlamentario. "La verdad es que en el bloque eso está dividido. Y sería algo que sólo le conviene a algunos para seguir cómodos. Pero, por ejemplo, yo necesito las PASO para ser el próximo intendente de General San Martín y como yo un montón de otros dirigentes y compañeros nuestros", expresó. 

En este renglón ingresa, claramente, Patricia Cubría, la esposa de Emilio Pérsico quien pretende competir por la intendencia de La Matanza contra Fernando Espinoza. Grosso, por su parte, enfrentaría a Fernando Moreira, el intendente interino que reemplazó a Gabriel Katopodis, quien desde hace tiempo se despegó del nonato albertismo y mantiene abierta la comunicación permanente con Máximo Kirchner y Martín Insaurralde, el cada vez más influyente jefe de gabinete bonaerense. 

Para que no haya mayores explosiones y que las PASO tengan un efecto más reducido se especula con muchas cosas, entre ellas el resultado electoral de Brasil. Si gana Lula, por ejemplo, algunos analizan que el candidato bien podría ser Wado De Pedro. Si pierde sería Sergio Massa, quien hace meses no ocultaba su deseo de ser el máximo referente presidencial del Frente de Todos.

Como ya adelantó MDZ, la dupla provincial no se modificaría y Axel Kicilof continuaría con Verónica Maggario como su vice mientras que a nivel nacional Cristina Fernández de Kirchner sería secundada, para senadora nacional, por Insaurralde mientras que Gabriel Katopodis ya suena como primer diputado nacional. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?