Expectativa por los alegatos de la defensa de Lázaro Báez

Expectativa por los alegatos de la defensa de Lázaro Báez

El abogado del empresario santacruceño, Lázaro Báez, comenzará a exponer este lunes frente al Tribunal Oral Federal 2. Hará uso de tres audiencias. Le pidieron, junto a Cristina Fernández de Kirchner, la pena más alta.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

Así como lo hizo la defensa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, la de Lázaro Báez, encabezada por Juan Villanueva, también hablará durante tres audiencias frente al Tribunal Oral Federal 2 integrado por Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, en el juicio por el presunto direccionamiento de obra pública a las empresas del empresario santacruceño.

La fiscalía le solicitó 12 años de prisión, accesorias legales y costas al considerarlo autor del delito de asociación ilícita agravada por su calidad de organizador y partícipe primario de administración fraudulenta agravada por haber sido cometida en perjuicio de una administración. Mismo pedido que se le hizo a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El imputado, ya cuenta con una condena previa por parte del Tribunal Oral Federal de 4 a 12 años en una causa por maniobras de lavado de dinero por más de 55 millones de dólares entre 2003 y 2015. Actualmente, está en revisión en la Cámara de Casación. Para los jueces Costabel y Palliotti, el delito que dio origen al dinero está en maniobras de evasión impositiva y también vinculado al supuesto direccionamiento de la obra pública.

Previo al pedido de condenas, los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola sostuvieron que “entre 2003 y 2015 las empresas de Báez recibieron 51 obras públicas para Santa Cruz. Esto es el 78 por ciento de obras que se asignaron a esa provincia en ese período”.

El fiscal detalló que 27 de las 51 fueron culminadas, de las cuales 24 tuvieron demoras severas con retrasos injustificados. “Esto deja al descubierto la falta de capacidad técnica de las compañías”, aseveró. 

La defensa de Báez, también deberá referirse al plan “limpiar todo” del que hablaron los fiscales al realizar un extracto de los mensajes del celular de José López -cuya defensa pidió la nulidad parcial de esa prueba por violar garantías- puesto que según manifestaron en su alegato que previo a que Cristina Fernández de Kirchner dejara la presidencia en 2015 se le pagaron al empresario 537 millones de pesos que se le adeudaban por obras que no terminó. Con el consecuente abandono de todas las obras y el despido de los empleados de sus empresas. Para Luciani y Mola, Lázaro Báez “era Néstor Kirchner, era Cristina Kirchner”.

Al momento de hacer el requerimiento de elevación a juicio, los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, quienes llevaron adelante la investigación en instrucción, refirieron que los miembros de esta asociación, entre otro planes delictivos, “escogieron a la obra pública vial como uno de los medios propicios para obtener el dinero del Tesoro Nacional; convirtieron en empresario de la construcción a Lázaro Báez, a quien habrían de enriquecer a lo largo de 12 años a expensas del interés de la sociedad; seleccionaron a la provincia de Santa Cruz como el lugar en donde con la colaboración de funcionarios locales se ejecutaría la matriz de corrupción; y acordaron generar un éxito continuo y permanente del plan delictivo concertando sucesivos proyectos perjudiciales para hacerse ilícitamente de los fondos públicos”.

Qué rol le atribuyeron a Lázaro Báez

El empresario santacruceño, entre los años 2003 y 2015, intervino en la “formación, ejecución y subsistencia de la matriz de corrupción posibilitando en su rol de aparente empresario a través de un conglomerado societario que creó al efecto, se sustrajeran en forma periódica y constante fondos públicos mediante la maniobra de defraudación al Estado Nacional a través de la obra pública vial”.

Para ello, advirtieron, “el nombrado se constituyó como empresario de la construcción, para luego insertarse en el negocio de las contrataciones de áreas de infraestructura del Estado y creó un conglomerado societario” -compuesto por las empresas Austral Construcciones, Kank Y Costilla, Loscalzo Y Del Curto, Sucesión de Adelmo Biancalani y Gotti- cuya conducción compartió con personas de su confianza a los fines de presentarse a las licitaciones públicas que eran direccionadas por los funcionarios públicos a su favor".

Además, “utilizó dichas firmas con el objetivo de perjudicar patrimonialmente al Estado Nacional en beneficio propio, gracias al esquema de beneficios ilegítimos en la adjudicación, ejecución y pago que le era garantizado por los funcionarios públicos a cargo de su fiel administración y en el que participó, a través de sus empresas, desde el lado privado de la contratación”.

Lázaro Báez es el noveno en alegar de 13 imputados, se espera según el cronograma del tribunal que lo haga el lunes, el martes y el martes de la próxima semana. Quedarán cuatro defensas más para luego pasar al período de dúplicas y réplicas previo al final del juicio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?