Crece su influencia

El operador judicial que juega al mismo tiempo con el radicalismo y el PRO

Daniel Angelici sigue obsesionado por poner gente de confianza en el Consejo de la Magistratura y en cargos estratégicos en el Poder Judicial. Pero al mismo tiempo juega tanto para el radicalismo como con el PRO. Buscará un acuerdo entre Jorge Macri y Martín Lousteau para que siga el cogobierno.

Beto Valdez
Beto Valdez lunes, 10 de octubre de 2022 · 07:00 hs
El operador judicial que juega al mismo tiempo con el radicalismo y el PRO

"¿Vos acá estás cómo radical o del PRO?”, le preguntó con algo más que ironía Patricia Bullrich a Daniel Angelici en una de las reuniones de rosca para definir los representantes de la oposición en el Consejo de la Magistratura en los últimos meses. “Estoy en representación de los abogados porteños”, contestó sin dudarlo el binguero xeneize.  En ese entonces todavía hacía malabares para intentar meter a toda costa en ese organismo al abogado cordobés vinculado al juego Carlos Patterson.

Pese a que Mauricio Macri jugó fuerte a favor de su sucesor en Boca Juniors en las duras negociaciones dentro de Juntos por el Cambio, los radicales y Elisa Carrió ganaron esa pulseada. O más o menos porque “el Tano nunca pierde”. Matterson quedó afuera y los negociadores de la UCR lograron imponer a su correligionario Miguel Piedecasas, pero va como suplente Alberto Maques, un hombre que también tiene fuertes lazos con Angelici, que hoy preside el Consejo de la Magistratura de la Ciudad. 

No solo eso: hay un acuerdo para que se alternen el mandato, dos años cada uno. La obsesión por los cargos en los consejos de la Magistratura, sobre todo en CABA y a nivel nacional, tensa las cosas en Juntos por el Cambio. “Al Tano le interesa más coleccionar nombramientos en la Justicia que en la política”, dice a MDZ uno de sus rivales internos. Aunque últimamente se muestra muy interesado en influir en la sucesión de Horacio Rodríguez Larreta en el Gobierno porteño. 

Por las dudas realizó en las últimas semanas una demostración de poder en la Legislatura de CABA. Logró que su amigo Roberto Requejo sea designado a cargo del tribunal de primera instancia en el que se podrían dirimir las controversias de las elecciones porteñas. Su influencia fue tal que votaron el pliego todos los sectores de la bancada de legisladores del PRO, incluidos los que se alinean con Bullrich y obviamente los de la UCR. Extrañamente también los diputados porteños de la Coalición Cívica y hasta los de Javier Milei acompañaron.

Respecto al proceso electoral que se viene, Angelici tiene “el corazón partido”. Mantiene una excelente relación con los futuros contendientes para suceder a Larreta. Su amigo Macri ya anticipó que respalda al primo Jorge, comportamiento que mantendrá también el binguero por su sociedad política bonaerense con el exintendente de Vicente López. Pero además ha construido una fluida relación con Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti, quienes saben que el casi seguro ganador es el actual ministro de Gobierno y desean mantener la coalición que han logrado con Larreta. 

Los líderes del radicalismo porteño incluso van por más ministros y funcionarios en la administración que comience en CABA el 10 diciembre del año próximo. Reclamos desmedidos para Macri, quien -según fuentes de su entorno- no tiene en sus planes cogobernar  de esa manera con los líderes de Evolución. Esa será la tarea de la que se encargará Angelici para lograr la continuidad de esa alianza de Gobierno que además también le resultaría provechosa. Sobre todo si además puede ser el próximo presidente del Comité Capital de la UCR. 

Archivado en