Los dos motivos por los que un ministro daría un portazo contra Alberto Fernández y el kirchnerismo

Los dos motivos por los que un ministro daría un portazo contra Alberto Fernández y el kirchnerismo

Cada vez suena con más fuerza la salida de Juan Manzur de la jefatura de Gabinete. A pesar de que han pasado pocos meses desde que asumió, su poder se ha desgastado y armaría las valijas para volver a Tucumán.

MDZ Política

MDZ Política

La llegada de Juan Manzur al gabinete de Alberto Fernández sirvió para descomprimir tensiones internas con el kirchnerismo. Su arribo le dio presencia a los gobernadores del peronismo en la Casa Rosada y fue un puntal para sostener el poder del presidente. Sin embargo, cuatro meses han pasado y ya existen rumores cada vez más fuertes de una posible salida del tucumano. En Tucumán lo dan por hecho, aunque en el gobierno nacional por ahora lo desmienten.

El aterrizaje del exministro de Salud fue como una bocanada de oxígeno para una gestión  que venía golpeada por las PASO y el revés electoral. Llegó con una energía renovadora y desde el primer día demostró que iba a madrugar para imponer agenda y tomar protagonismo en la gestión. Al principio lo logró, pero con el correr de los meses fue perdiendo trascendencia y el empuje casi ha desaparecido. Pero ese no sería el problema principal.

Son dos los motivos por los que Manzur armaría las valijas. El primero es la pulseada que existe por el control del manejo de la pauta presupuestaria, donde cada vez tendría menos influencia el tucumano. Manzur ya estaba molesto porque le quitaron el vínculo directo con la prensa tras la designación de Gabriela Cerruti como vocera presidencial y a eso se suma el descontento por la pérdida del control de la caja.

Manzur junto a Alberto Fernández y Osvaldo Jaldo.

Pero además de ello, el otro motivo es que no estaría dispuesto a perder el poder político en Tucumán y siente que estaría amenazado por su ausencia. A pesar de que Manzur hizo las paces con su vicegobernador Osvaldo Jaldo antes de armar las valijas para ir a la Casa Rosada, está claro que sigue interesado en conservar su peso propio en esa provincia.

Un ejemplo de ello es la cantidad de veces que ha viajado por motivos oficiales a Tucumán, o la cantidad de veces que recibió en su despacho a Osvaldo Jaldo.

Si se concreta la salida de Manzur el gobierno tendrá un doble desafío. Encontrar la persona que se haga cargo de la jefatura de Gabinete -para eso deberán acordar un nombre entre las distintas líneas del Frente de Todos- pero sobre todo maquillar la renuncia para que no se debilite la coalición de gobierno.

Por el momento, desde la Casa Rosada y el entorno de Manzur desmienten su salida y hablan de operaciones mediáticas. Sin embargo, el descontento es indisimulable.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?