El brusco cambio de Alberto Fernández que lo aleja del kirchnerismo

El brusco cambio de Alberto Fernández que lo aleja del kirchnerismo

El presidente encabezó un acto junto al ministro Martín Guzmán al que ha ratificado en el cargo a pesar de las críticas del kirchnerismo. Volvió a mostrar su versión más conciliadora y elogió a empresarios en la presentación del proyecto de ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas.

MDZ Política

MDZ Política

Este miércoles el presidente Alberto Fernández mostró una vez más un perfil que parecía haber olvidado: el conciliador. En el acto de presentación del proyecto de Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas, el jefe del Ejecutivo Nacional elogió al gobernador de Jujuy Gerardo Morales y a los empresarios que estaban presentes en el encuentro. De esta manera, parece tomar distancia del kirchnerismo duro que le exige cambios radicales en su política económica y exige la salida de funcionarios como el ministro de Economía Martín Guzmán.

Justamente, Guzmán estuvo sentado junto al presidente, que ayer encabezó otro acto acompañado por otro de los ministros apuntados por el kirchnerismo: el jefe de Gabinete Santiago Cafiero. Pero más allá de esta clara señal de respaldo a los propios, Alberto Fernández sorprendió con un discurso moderado y conciliador. 

Santiago Cafiero, Alberto Fernández y Sergio Massa.

"Estamos presentando esta ley con todos los que fuimos actores. Le veo a Gerardo Morales. Todos unidos en un trabajo común más allá de las diferencias políticas. Con los empresarios que trabajan en el sector. Es la mejor forma. Celebro que estén aquí", manifestó el mandatario que incluso dejó de lado el estilo estridente de la campaña y volvió a mostrarse sereno como en los primeros meses de la pandemia.

"Hemos decidido dar certezas para que nadie ande a ciegas, viendo cómo puede cambiar esto en los próximos meses y años, ya que prevé una estabilidad en 20 años para que las reglas no sean alteradas", afirmó al presentar el proyecto en el Museo del Bicentenario.

El duro golpe de la derrota electoral del último domingo ha obligado al oficialismo ha hacer una reflexión sobre el curso que llevó a ese mal resultado. En ese contexto, el cambio gestual y discursivo del mandatario nacional puede ser un síntoma de cambio de estrategia. De confirmarse, mostraría un contraste con lo que piden desde el entorno de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que apunta a varios los ministros como los responsables del fracaso.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?