Tras las PASO, los argentinos varados piden a gritos que los dejen volver

Tras las PASO, los argentinos varados piden a gritos que los dejen volver

A casi tres meses del inicio de las restricciones para el regreso al país, hay cientos o miles de argentinos que siguen varados. Algunos desde hace más de dos meses y no tienen fecha cierta de regreso. Entre las causas de la derrota del Gobierno Nacional, está polémica medida se suma a la lista.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Las PASO, el “blue”, la inflación, el FMI. En la Argentina, un tema va tapando a otro. En medio de un mar de urgencias, los varados en el exterior han quedado en el olvido. Sin embargo, a casi tres meses de la implementación de un cupo aéreo, con el propósito de frenar la entrada de la variante Delta, cientos o miles de argentinos siguen sin poder regresar al país.

El número es difícil de cuantificar, ya que se encuentran repartidos en distintos países y no hay registros oficiales que los contabilice. La situación de cada uno es diferente. Algunos está impedidos de volver desde hace dos meses y, en muchos casos, saben que tendrán que esperar, al menos, hasta octubre.

El Gobierno nacional está por disponer un aumento del cupo autorizado para el retorno de viajeros, pero no alcanza ya que a la cantidad de gente que quedó con la imposibilidad de volver al país, que había partido antes de fines de junio, se van sumando, día a día, cientos de argentinos que siguen saliendo del país.

Estos últimos tienen, en general, el vuelo de regreso confirmado, por lo que los “varados” deben esperar que haya un asiento en algún avión.

Es por eso que hay personas que hace más de dos meses están a la espera de un vuelo disponible, con cancelaciones varias y mucha incertidumbre.

Las redes sociales se convirtieron en un medio para que estas personas hagan conocer su situación y sean escuchados por las autoridades. En los últimos días, las quejan se acrecientan, más tras el resultados de las PASO que castigó al Gobierno nacional. Hay historia que impactan. Desde gente que, por falta de dinero, debe vivir en situación de calle, a merced de la ayuda que puede recibir de otros argentinos radicados en el lugar, a otros que, ante la imposibilidad de regresar, están intentando quedarse definitivamente en el exterior.

Todos se han contactado con los consulados respectivos, aunque sólo han tenido como respuestas una muestra de la burocracia oficial. La arbitrariedad del manejo del cupo hace que los funcionarios diplomáticos no tengan muchas herramientas para solucionar los problemas.

Tampoco las aerolíneas están en condiciones de garantizar  los regresos, ya que todo se concentra en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Compañías como Iberia o Avianca, están entre las más casos presentan.

Incluso, en las fronteras terrestres – por ejemplo, con Brasil – hay argentinos que esperan alguna “ventana” para poder ingresar.

El tema es que, a esta altura, la medida restrictiva ha perdido todo sentido.

La circulación de la variante Delta, dentro de la Argentina, es reconocida por todos los especialistas. Es decir, el objetivo inicial de esta polémica medida ya ha perdido sentido. Mantener esta restricción ya no puede atribuirse a una cuestión sanitaria.

En estos momentos en lo que el Gobierno nacional está buscando las causas de la derrota electoral, el tema de los varados puede sumarse a la lista.

No será, sin duda, el motivo principal, aunque se suma a una serie de decisiones que generaron el descontento de una parte de la sociedad.

No sólo de las personas afectadas directamente. Estas, tienen familiares o amigos que sufrieron o sufren, aún hoy, por lo que está sucediendo. También, ciudadanos comunes, desconocidos, que vieron en esta medida otro avasallamiento a los derechos individuales.

Es difícil medir el costo político de prohibir el ingreso de argentinos, aunque no se puede descartar que lo haya tenido.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?