Feroz pase de factura en el Frente de Todos en busca de los culpables del fracaso

Feroz pase de factura en el Frente de Todos en busca de los culpables del fracaso

El no nato albertismo, el kirchnerismo extremo y Sergio Massa siguen analizando hoy no solo los resultados, sino la manera de recuperar los votos que perdieron comparados con elecciones anteriores. De controlar el 60% del padrón bonaerense cuando no estaban "todos" a este 33%, algo pasó.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Minuciosamente, dos encuestadores, tres importantísimos referentes del Gran Buenos Aires del Frente de Todos y un importante funcionario del Gobierno nacional ayudaron a este cronista de MDZ a reconstruir las razones de la decadencia electoral del oficialismo, que algunos califican como "catástrofe".

El primer dato que arrojan los resultados electorales del domingo en los municipios del conurbano y del interior de la Provincia de Buenos Aires es que no hubo cortes de boleta en desmedro de las listas nacionales o provinciales por parte de los intendentes, a la vez que todos perdieron con la misma dimensión. Los que ganaron, perdieron 20% con respecto a su propias elecciones de hace dos años. A los que quedaron detrás de Juntos les pasó exactamente lo mismo. Y en este punto no hubo distinciones entre peronistas clásicos, aggiornados o camporistas de primera hora. 

Lo segundo que se desprende de distintos análisis es la falta de espalda política del presidente Alberto Fernández para imponer su propia agenda frente a la presión de los otros sectores internos que le piden cambios drásticos y urgentes. La "clandestina de Olivos" y algunas fotos y tiempos dispensados con personas que no tenían nada que ver con la gestión lo minimizaron ante Cristina Fernández de Kirchner, Máximo Kirchner y Sergio Massa.

Cuando todos lo ayudaron a conseguir el gran acuerdo legislativo que le permitía negociar rápidamente la deuda externa, con acuerdo parlamentario incluido, ya aparecieron los primeros nubarrones. Desde el senado que preside su vicepresidente, directamente, hicieron todo lo posible para que lo que era urgente pasara a ser tortuoso y defectuoso.

Fue también el Instituto Patria desde donde se intuyó un "giro para generar nuevas alianzas de poder" e hizo todo lo posible para romper lo que se venía construyendo cuando apareció la pandemia, y decretó la cuarentena eterna. Lo hizo acompañado por todo el arco político, pero fundamentalmente con la ayuda y en diálogo directo con Horacio Rodríguez Larreta. La defunción de los acuerdos de centro, que lograban el 80% de aprobación, fue con la quita de los fondos a la Ciudad de Buenos Aires para entregárselos, directamente, a la Provincia que gobierna el mimado presidencial, Axel Kicillof

Fue desde las entrañas del gobernador, a través de su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y del ministro de Salud, Daniel Gollan, los que le exigían al Gobierno nacional que todas las actividades sociales y económicas estuvieran cerradas o limitadas a su máxima expresión, le prohibían la vuelta a la presencialidad escolar y le mandaban todos los datos de su "éxito en el manejo de la pandemia" a Cristina Fernández, quien reforzaba la presión para que nada se abriera. 

Buena parte de la derrota del domingo se basó en la crisis económica, el escándalo de la vacunación VIP y la foto de Olivos. En ese combo están todos incluidos, entre ellos, el ultra kirchnerista Carlos Zannini

Si Axel Kicillof es Cristina Fernández: ¿por qué perdió en toda la Provincia?... Esta fuerza electoral ahora se limitó aún más a la Tercera Sección Electoral. Cuando mutaron desde Santa Cruz, se habían apalancado en el conurbano en su totalidad. Ahora se minimizó en la región sur y oeste de esta región. 

Algunos intendentes creen que pueden ir a buscar votos de una manera mucho más directa y efectiva que lo hicieron hasta ahora. Pero ellos mismos también se frenan en sus propios análisis y exponen las dificultades que exceden sus análisis iniciales. 

"No es que perdimos porque no hicimos obras ni le pusimos plata en el bolsillo de la gente. Paso eso y el resultado fue terrible. Nunca, nunca, tuvimos la posibilidad de manejar tantas obras a la vez, ejecutarlas, pero eso no termina dando los votos que antes daba", se confesó uno de los pocos ganadores del domingo. 

Si bien es cierto que Sergio Massa no es todo lo escuchado que corresponde, en algunos aspectos todavía no saldó los dolores de cabeza que les provocó al Frente de la Victoria y a Unidad Ciudadana en el pasado reciente. Esos temores, que lo hacen "incontrolable", le impide tener mayor fuerza a la hora de la toma de decisiones. Nadie lo escuchó arrepentirse de haberse involucrado en un esquema político tan amorfo, pero seguramente lo pensó, máxime que fue él quien, en 2010, ya había alertado lo difícil e imposible era administrar el "doble comando" que surgía de los pedidos de Néstor Kirchner y la decisión final de su esposa, o viceversa.

Como pasó en su momento, si la economía y los ejemplos hubieran sido otros, también podrían haber diferentes comportamientos sociales y políticos. Pero cuando nada encaja, las presiones sobre el sistema judicial, la condonación de multimillonarias deudas para los grupos económicos "amigos" y velatorios masivos como los de Diego Maradona, cuando nadie podía despedir a sus propios deudos, más de 110.000 en todo el país, toda gota termina transformándose en océano.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?