El aliado sorpresa que podría salvar a Cristina Fernández y Máximo Kirchner de otra derrota

El aliado sorpresa que podría salvar a Cristina Fernández y Máximo Kirchner de otra derrota

Muy preocupados por la derrota electoral sufrida en las elecciones primarias, la vicepresidenta y su hijo apuestan a una recuperación acelerada para achicar los márgenes de votos y revertir lo que podría derivar en un resultado desfavorable en las generales de noviembre

MDZ Política

MDZ Política

Muy preocupados por la derrota electoral sufrida en las elecciones primarias, Cristina Fernández de Kirchner y Máximo Kirchner apuestan a una recuperación acelerada para achicar los márgenes de votos y revertir lo que podría derivar en un resultado desfavorable en las generales de noviembre, para lo cual apelan a reestablecer los canales de diálogos con sectores que habían desdeñado en los últimos años y que ahora podrían ser su única carta de salvación.

Según señaló el periodista Carlos Pagni en el programa Odisea Argentina, del canal LN+, en los meses que vienen "habrán importantes novedades" en un Frente de Todos muy golpeado por el inesperado triunfo de la oposición en las PASO del domingo pasado y que terminó en un feroz pase de facturas donde la mayor responsabilidad por la derrota recayó en el presidente Alberto Fernández.

"Muy probablemente la mesa del oficialismo se vaya a ampliar: ahí vamos a ver la plasticidad de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y La Cámpora para establecer un tipo de conducción más colegiada que se aleje del estilo clásico del kirchnerismo, que es ‘te lidero arrastrándote’", añadió.

Mientras se digiere la derrota electoral y se reacomodan las piezas en el marco de las fuertes tensiones dentro de la alianza gobernante, el camporismo liderado por Máximo Kirchner pone el foco en el establecimiento de nuevas alianzas que puedan aumentar el caudal de votos y mejorar la performance del Frente de Todos en noviembre. En ese marco, el kirchnerismo podría sumar un apoyo hasta ahora muy esquivo.

"Un coro hasta ahora mudo en el oficialismo es el peronismo federal, que viene hablando desde hace bastante tiempo en una modalidad muy discreta con el ministro del Interior, Eduardo 'Wado de Pedro', a propósito de una serie de discusiones sobre iniciativas de obras públicas e infraestructura en las provincias. Por ende, esa mesa va a tener un color político que hasta ahora no tuvo", adelantó Pagni.

Por el contrario, el cachetazo en las PASO ocasionó un cimbronazo entre los gobernadores del PJ, que vieron mermar su poder territorial en los últimos meses: "Muchos gobernadores que vieron cómo caían en sus provincias, probablemente no quieran terminar derrotados en noviembre, por lo que podría comenzar a insinuarse alguna diferenciación con el kirchnerismo y que incluso tendría influencia en el Congreso, no porque haya una gran disidencia de las provincias, sino porque la solidaridad va a resultar más cara".

"A los gobernadores no les alcanzó la plata para ganar ¿Hace falta algo más que plata aún en las zonas más postergadas?", se preguntó.

En tanto, Pagni consideró que "si se activan los gobernadores, reaparecen los sindicatos", hasta ahora muy golpeados por el desprestigio social, la caída del empleo y el fortalecimiento de los movimientos sociales, y detalló: "Tanto los gobernadores como los sindicatos tradicionales son factores de orden, funcionan como un contrapeso conservador a la tendencia al desorden que produce toda derrota".

"Los sindicatos tienen una agenda que se va a resignificar por el resultado de la elección. Veremos qué piensan hacer en la CGT con la marcha del 18 de octubre y especialmente qué impacto tendrá la consigna antipiquetera", subrayó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?