La triste historia del hombre que murió mientras lo entrevistaban por un robo

La triste historia del hombre que murió mientras lo entrevistaban por un robo

Ya es de rutina ver todos los días en los medios a los diversos noteros haciendo móviles por el tema de la inseguridad. Pero, en este caso, la entrevista tuvo un desenlace brutal: Diego Scenna, peluquero y empleado de la empresa estatal Obras Sanitarias, tuvo un ACV del que no se recuperó.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

La situación que se llevó la vida de este vecino de Mar del Plata se da en un sector de la ciudad acosado continuamente por la inseguridad: la llamada “zona roja”, a la que un fiscal del fuero local, Rodolfo Moure, se refirió en su momento como la “zona blanca”, refiriéndose al negocio de la venta de droga al menudeo por un mini ejército de travestis que ejercen la prostitución callejera, en su mayoría de nacionalidad peruana.

El área abarca tres barrios de la ciudad cuyos vecinos se pronuncian sistemáticamente en los medios, denunciando el padecimiento que deben afrontar sin encontrar respuesta alguna de las autoridades. Uno de los apuntados es el fiscal general de Cámaras del fuero federal de Mar del Plata, Daniel Adler: una de las vecinas de la zona, identificada como Soledad, afirmó en una entrevista que “cuando una persona trans es detenida, los propios fiscales piden la liberación inmediata. Ingresamos en un círculo porque vuelven más enojados y los vecinos somos víctimas de violencia. Nos tiran botellas, nos insultan y hacen exhibicionismo delante de los chicos que están aterrados y no entienden lo que pasa”. Los ciudadanos que viven en las barriadas de Don Bosco, Los Andes y Sarmiento se sienten abrumados por una situación que los desborda.

Diego Scenna, antes de fallecer, brindó este testimonio: “Trabajaron impunemente, pudieron entrar, robar e irse sin problemas. Hicieron un agujero en la puerta y por ahí entraron y salieron. Es el modus operandi. Estoy asombrado por la impunidad que tienen, porque fue a la vista de todos. Trabajaron muy tranquilos. Se llevaron cosas manuales: nos vaciaron un bolso donde teníamos cosas que, evidentemente, a ellos no les servían y entonces lo cargaron con otras”.

Esas fueron sus últimas palabras. El colega Beto Mena debió cortar la nota para ayudar a Scenna, quien colapsó en instantes y no sobrevivió, pese a la rápida asistencia recibida.

La criminalidad mata, no sólo a tiros, como en Rosario. Está claro que no vivimos en Suiza, y lo que ocurre nada tiene de divertido.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?