María Eugenia Vidal, mutando de pichón a gavilán

María Eugenia Vidal, mutando de pichón a gavilán

Desde el inicio de la pandemia el Gobierno ha marrado en lo sanitario, aplicando a raja bonete su ideología absolutista en perjuicio de la sociedad. María Eugenia Vidal, hasta ayer pichón de paloma, hoy acosada por las encuestas de intención de voto de CABA, se torna en furioso gavilán.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

Durante la presentación de los 23 proyectos que propone elevar en el futuro al congreso, quien buscaba con sus diálogos con Sergio Massa y sus chats con Máximo Kirchner “cerrar la grieta”, rompió la regla auto impuesta de bajar los decibeles con el objetivo de atraer al electorado del FDT. En su mutación electoral, lanzó: "Te quieren burro, pobre y sometido". Agrego: "No vamos a acompañar una ley que dé superpoderes al Presidente".

No es ideológico: es el espanto ante la perspectiva de no lograr una elección arrasadora ante el crecimiento sostenido de Ricardo López Murphy y la variante Milei, que —aún con nuevos escenarios de escándalo en Córdoba, y con cuestionamientos por utilizar en sus textos económicos ideas ajenas sin entre comillar o citar fuentes— tiene buenas expectativas en el decil de 16 a 25 años.

Todo esto sucede en un contexto en el cual se hace evidente el fracaso de la política vacunatoria puesta en manos de La Cámpora. El gobierno no responde debidamente a la recomendación de vacunar 500 mil personas por día. A modo de explicación, sólo señala que la caída de los números los fines de semana se debe al cierre de algunos vacunatorios por la jornada de descanso del personal. Cabe recordar que dicho personal está compuesto por militantes políticos, dejando de lado los sistemas municipales que, en el caso de Mar del Plata, aplicaron en 2017 un millón y medio de vacunas correspondientes a otras campañas sanitarias, como la de la gripe. Abrir la vacunación a los sistemas de salud profesionales en provincia de Buenos Aires, y habilitar a las farmacias a participar del esfuerzo por inmunizar a la población debería ser una prioridad. Ante la aparición de la variante Delta, urge completar las segundas dosis y comenzar a vacunar a los menores de 16 años en adelante.

La velocidad de la mutación de pichón de paloma a gavilán de María Eugenia Vidal es más rápida que el fluir de la misma naturaleza. A los carpinchos de Nordelta se suma ahora la invasión de gavilanes, que se hace evidente en esa mega área de la provincia de Buenos Aires y en la ciudad de La Plata.

Buscando una centralidad que preserve su caudal electoral propio, Vidal ahora reconoce como padre político a Mauricio Macri, y deja en el lugar del “amigo” a Horacio Rodríguez Larreta.

No será halcón, pero mutó a Gavilán.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?