Dudas y certezas de la elección, a solo veinte días de las PASO

Dudas y certezas de la elección, a solo veinte días de las PASO

El oficialismo aparece como el ganador de la elección por una diferencia que rondaría los 10 puntos, aunque la duda está en el porcentaje final. El Gobierno entiende que superarán el 40%, pero el encuestador del PJ asegura que Cambia Mendoza y el FdT están ambos en un un bajísimo piso histórico.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Alguna que otra certidumbre y mucho desconcierto. Esa son las pocas referencias que se pueden encontrar hoy dentro de los frentes electorales que polarizarán la elección en Mendoza, cuando faltan poco más de veinte días para la PASO y las encuestas comienzan a jugar su juego.

El mercado de los sondeos electorales en la provincia está acotado hoy prácticamente a solo a dos consultores que trabajan para cada una de las fuerzas que se disputan el grueso de electorado: Martha Reale para Cambia Mendoza y Elbio Rodríguez para el Frente de Todos. Si bien ambos coinciden en algunos aspectos generales de lo que puede llegar suceder el día de la votación, difieren en otros posibles resultados que no son menores.

La duda central ya la tienen más o menos despejada ambos encuestadores y, en consecuencia, también Alfredo Cornejo y Anabel Fernández Sagasti. El Gobierno provincial está encaminado a ganar esta elección de medio término por una diferencia que podría estar rondando los 10 o los 11 puntos, aunque difieren en los porcentajes finales que terminarían obteniendo cada uno. El oficialismo confía en que, si bien no llegará al 52% de los votos que obtuvo Rodolfo Suárez en 2019, podría terminar superando la berrera de los 40 punto así como el PJ pasando el límite de los 30.

Una medición de Rodríguez que todavía está en proceso y que se realizó el sábado introdujo un dato que preocupó a todos: el exencuestador de Cornejo sostiene que la foto actual marca que los dos frentes están tocando su piso histórico y que Cambia Mendoza apenas supera los 30 puntos, mientras que el Frente de Todos está en 20 de intención de voto. Pero a decir verdad, quien más se entusiasmó con estos números fue el peronismo. Aunque se conformen con poco: “Si estos número son así, nosotros estamos mal. Pero ellos tampoco van a hacer la elección que esperaban”, analizaron.

Si las predicciones del consultor que trabaja para el FdT se confirman, el problema lo tendrán los dos. Suarez pretende hacer la mejor elección del país para que el radicalismo mendocino (y la figura de Cornejo fundamentalmente) tengan proyección nacional y no puede sacar en noviembre menos de 40 puntos para cumplir ese objetivo. Anabel no tiene otra alternativa para consolidar su proyecto de poder para el 2023 que superar los 30. En los comienzos de la carrera, allá por el mes de junio, la senadora que va por la reelección se había autoimpuesto llegar al menos al resultado que obtuvo hace dos años y que fue del 36%. Pero hoy está muy lejos de eso y, tanto es así, que su propio encuestador le está mostrando como está tocando ese piso del 20%. La cuesta, aparece como demasiado empinada.

¿Por qué festejó el PJ estas cifras a pesar de que le dan tan bajo? Porque Rodríguez entiende asimismo que existe hoy un altísimo nivel de indecisos que llega al 40% que les permitiría achicar las diferencias con Cambia Mendoza. En este punto se entusiasman con un elemento que su encuestador les viene diciendo desde hace meses: “En esa elección nadie se come los chicos crudos”, les cuenta, en referencia al potencial de las lista oficialista con Cornejo, Julio Cobos y hasta con Suarez en la foto. Reale evaluó, en todos sus sondeos anteriores, que el nivel de indefinición en el electorado es mucho menor y no llega al 20%. Y lo sustenta con un dato. Cuando la consultan, el 80% de la gente está segura al menos de a quién no va a votar.

Ante el supuesto nivel importante de indiferencia y apatía, el moderado entusiasmo del PJ por achicar diferencias tiene algunos sustentos. Pero también sus límites. La reciente elección de Salta puede marcar una tendencia de lo que podría replicarse en otros distritos. En esa provincia, el domingo pasado, solo votó el 60% del padrón y el nivel de voto en blanco rozó el 14%. Sin embargo, para Rodríguez, resulta imposible hacer una proyección para saber a quién va a votar al menos el 18% de esos indecisos altos que midió. Y resta esperar también para ver cómo impactará en el electorado el escándalo de la foto de Olivos que afectó fuerte la imagen de Alberto Fernández. El propio equipo de campaña de Anabel lo sinceró hace unos días: esperan que el impacto sea fuerte.

Una particular lectura hicieron a su favor en el peronismo mendocino tras el relevamiento de su encuestador: entienden que el “efecto Fabiola”, más que afectar de manera particular las chances de Sagasti, lo que habría provocado en definitiva fue un aumento del descreimiento y la bronca de la ciudadanía hacia la clase política en general. Por eso ellos -analizan- estarían tocando su piso histórico de votos. Pero los radicales también.

Compleja mirada. Elbio salió a hacer su relevamiento justo el día después de que el escándalo estallara en los medios, pero desde el punto de vista metodológico es imposible saber cómo pegó. Sencillamente, porque a los encuestados nadie les preguntó sobre el asunto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?