Un candidato alerta sobre acuerdos "imperceptibles" entre oficialismo y oposición

Un candidato alerta sobre acuerdos "imperceptibles" entre oficialismo y oposición

El economista Ricardo López Murphy se "autopercibe" como el distinto, el "disruptivo" de esta campaña, porque si le gana a la lista oficial porteña dentro de las PASO de Juntos por el Cambio, "a toda la clase política se le queman los papeles". Entusiasmado, cree que puede dar el "batacazo".

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El precandidato a diputado nacional por Juntos por el Cambio de la Ciudad de Buenos Aires, Ricardo López Murphy, se autodefinió como el candidato “más disruptivo de todos los que se presentan” porque “si llego a ganar toda la clase política se pone en crisis”.

Si bien esta percepción puede sonar antojadiza, el dirigente lo explica porque "tanto el oficialismo como la oposición sentirían el impacto si se impone mi lista por sobre la del oficialismo de Rodríguez Larreta. Nosotros no chateamos, no nos comunicamos en privado con el kirchnerismo… Conmigo, nada de eso va a pasar”, disparó el economista.

Con respecto a la actualidad económica, el excandidato presidencial en 2003 se mostró más que pesimista. “Desgraciadamente de acá a las elecciones habrá un plan urna, con demagogia y electoralismo, descontrol monetario y fiscal. Llegaremos a fin de año sin reservas, y eso es increíble, porque las condiciones en el mundo muy auspiciosas. Este pésimo Gobierno no las puede aprovechar”, aseveró.

Según López Murphy, “mi presencia en el Congreso será fundamental para participar en el debate que viene con las negociaciones con el FMI. Si esta gente hace una locura, bueno, no sé. Si los sicofantes que tiene el oficialismo en el Senado hacen lo que quieren, esto termina mal”, alertó.

Uno de los elementos que tiene a favor el exministro de Economía durante un breve lapso del gobierno de Fernando De la Rúa es que él advirtió sobre lo que podía suceder si se seguía manteniendo el gasto público que excedía los ingresos del país. Lo echaron cuando propuso rebajar jubilaciones y salarios estatales.

“Lo que yo sufrí es lo mismo que sufre un médico que te dice la verdad. Cuando uno tiene un problema, el galeno te aconseja no fumar, comer menos, no ponerle sal, no ingerir harinas ni tomar alcohol. Eso termina mal. Si la respuesta es lo que pasa ahora es que no aprendimos nada”, exclamó.

Formado en “la escuela pública de los años ’60, donde nos educaban, pero también imponían respeto”, el candidato a diputado nacional observa la degradación de la palabra como lo peor que tiene el Gobierno, "más allá de las festicholas y el bodeville".

“Un país crece cuando hay confianza. Pero acá las mismas personas que hoy dicen una cosa, mañana pueden proponer exactamente lo contrario. Es increíble y penoso a la vez. Por este tipo de situaciones es que no pudimos crecer”, comentó con una solemnidad poco habitual, pero que cuando aparece la ironía, hace que todo lo que pasa en el país se vea más grotesco.

“Por no ser serios y hacer de los datos una bartola donde con la misma información uno dice una cosa y otra exactamente lo contrario, estamos hoy rumbeados para ser como Cuba y Venezuela, y así nos va”, graficó.

Sus expresiones, corporales y verbales, denotan impotencia y desconcierto porque “insisten en los mismos errores. Quieren seguirse pegándose festicholas y así terminamos”, se exalta casi sin consuelo.

Sin embargo, cuando se le pregunta por el posible voto “bronca” que podría usufructuar en la interna de Juntos por el Cambio por el paso de María Eugenia Vidal al territorio porteño, el candidato se entusiasma como pocas veces en el diálogo con MDZ.

“Creo que vamos a hacer una sorpresa. No me animo a decir que vamos a ganar. Argentina, para dar vuelta esta situación, necesita un fenómeno disruptivo, y eso sería nuestro triunfo. Eso provocaría una novedad extraordinaria… Imagínese si pasa eso. Si ocurre sería una noticia extraordinaria, porque significa que hemos aprendido, que sabemos lo que tenemos que hacer”, dijo López Murphy.

En las próximas elecciones el economista competirá contra otros dos colegas como Martín Tetaz, que va en la lista que encabeza Vidal, y Javier Milei, que se presenta por Avanza Libertad. Si bien hay algunas similitudes, el entrevistado cree que tiene una gran diferencia con ambos.

 “Tetaz fue alumno mío y a Milei lo prologué, publicó artículos en libros que yo publiqué. A los dos los respeto y aprecio, pero ellos no son disruptivos, ya que Martín representa la continuidad de Rodríguez Larreta, y Milei no puede liderar una gran fuerza en todo el país. Eso yo creo que sí lo puedo hacer, y si encabezo una fuerza opositora significaría un cambio de régimen”, explicó, convencido, el “Buldog”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?