Anabel y el temor acerca de cuánto la impactará "la foto" de Olivos

Anabel y el temor acerca de cuánto la impactará "la foto" de Olivos

El equipo de campaña de la candidata del Frente de Todos descuenta que el daño se producirá y que será grande. La campaña del peronismo mendocino estaba en un momento clave: comenzando una trepada para intentar llegar a objetivo de la PASO que es superar los 30 puntos.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Sin que nadie lo esperara, la incógnita principal a resolver en la campaña electoral de Mendoza se transformó por estas horas en una sola: cuánto incidirá en las chances electorales del Frente de Todos “la foto” del cumpleaños de Fabiola Yañez en la residencia de Olivos que, se descarta, ya dañó y mucho la imagen de Alberto Fernández.

Anabel Fernández Sagasti lo sabe desde hace tiempo: su extrema cercanía política con Cristina Kirchner le sobra para ganar la interna dentro del peronismo mendocino, pero para dar el salto en una elección general necesita de todo lo que le pueda aportar a ese caudal el gobierno nacional. Es verdad que faltan menos de 30 días para las PASO y que en la Argentina un escándalo va tapando a otro, pero el tiro en el pie que el oficialismo nacional se dio vino para confirmar los peores temores del kirchnerismo nuestro. Ya en el arranque de la campaña, se descontaba un respaldo fuerte de la Nación para Anabel con visitas de ministros y anuncios de financiamiento y obras. Aunque por lo bajo, cruzaban los dedos para que el presidente hablara lo menos posible en el marco de la contienda.

El equipo de campaña de Sagasti descuenta que el daño se producirá y que será grande. Sobre todo porque en el poco tiempo que falta para la primera elección, es muy probable que Anabel se vea forzada a correrse de su estrategia comunicacional para terminar hablando de la “jodita de cumpleaños” en la residencia oficial de julio de año pasado, cuando el confinamiento en Buenos Aires y en muchas zonas del país era muy estricto. El viernes bastaba ver algunas caras de los asesores de Anabel para saber cómo la apuesta por la esperanza y ese plan de trasmitir optimismo en los spots al ritmo de Celia Cruz y la Vida es un Carnaval se hacía añicos. ¿Cómo sostener esa idea de que acá no pasa nada, después del malhumor, el enojo y la decepción (por solo mencionar algunas reacciones) que causó la difusión de la foto en muchos sectores medios que Anabel se jugaba a seducir?

En la antesala de dos mediciones fuertes que se conocerán la semana próxima, una realizada por Cambia Mendoza y otra por el propio Frente de Todos, se estima que este es el tramo justo de la campaña en donde Anabel estaba empezando a subir una cuesta que, se sabía de antemano, iba a ser muy empinada. A fuerza de anuncios nacionales y de los primeros spots de campaña, el peronismo mendocino había comenzado una trepada para intentar llegar a superar en septiembre los 30 puntos que todavía aparecen como difíciles de conseguir y que son el objetivo de máxima. Si bien, como se dijo, una radiografía más precisa se tendrá en unos días, el PJ tendría hoy una intención de voto que ronda los 25 puntos a lo sumo. Cambia Mendoza se ubica alrededor de 40 y, ante una elección que apunta a ser polarizada, algunos movimientos interesantes se están detectando en las terceras fuerzas.

Aquí la oferta electoral es variada. Desde el Frente Vamos Mendocinos (que integran PD, la Coalición Cívica y el Mendoexit entre otros), pasando por el partido Verde (Mario Vadillo y Marcelo Romano), Encuentro por Mendoza (Carlos Ianizzotto), hasta el Frente de Izquierda (Noelia Barbeito y Lautaro Jiménez). Algunos sondeos marcan una leve ventaja de la Izquierda por sobre el resto y esto cambia la tendencia que, hasta aquí, venían observando los consultores acerca del comportamiento de la franja de la sociedad que está buscando opciones por fuera de Cambia Mendoza y del Frente de Todos. Según esos mismos análisis, esta búsqueda estaba más orientada hacia opciones de centro derecha. Las encuestas preliminares marcan que Barbeito estaría alrededor de los 7 puntos de intención de voto, por encima del resto de esta franja que no supera los 5 puntos en total. La clave es saber quién superara el filtro de la PASO y quien no, para determinar si, en definitiva, alguno de estos espacios logrará darle pelea a la polarización.

Para Anabel, sin dudas, las explicaciones posteriores del presidente ante el escándalo terminaron por agravar el cuadro. El desconcierto del FdT local aumentó cuando vieron como Alberto ensayó su pedido de disculpas en un acto en Olavarría en dónde se estaba anunciando la puesta en marcha de la ley que amplía el universo de beneficiarios del Régimen de Zona Fría. Esta iniciativa, que permitirá en en Mendoza las rebajas de las tarifas de gas sean de entre el 30% y el 50%, fue trabajada por Anabel y por Máximo Kirchner personalmente con el gabinete económico nacional. Pero además es el caballito de batalla electoral de José Luis Ramón, a quien le han prestado el rédito político de la medida para darle cuerpo a su candidatura a legislador provincial dentro de las listas del PJ. Nadie cayó en cuenta por el anuncio, toda la atención estuvo en las increíbles explicaciones presidenciales.

 

Los especialistas en marketing político coinciden en que a veces un escándalo mal gestionado, se termina convirtiendo en otro mucho peor y de mayor impacto. Anabel había encontrado una veta interesante en la primera semana de campaña, con espacio para criticar la escasa participación de las mujeres en las listas de Cambia Mendoza. Basta ver las boletas que el oficialismo mendocino mandó a imprimir, para detectar la manera en que las figuras de Alfredo Cornejo y Rodolfo Suarez le quitan todo protagonismo a la de Mariana Juri. Después de lo que pasó con Alberto: ¿Podrá seguir machacando Sagasti con la actitud machirula de los radicales luego de que el presidente en su descargo le echó la culpa su mujer, “la querida Fabiola”, por lo sucedido? Sera difícil.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?