Marginados, muchos radicales le hacen el "lock out" a Facundo Manes

Marginados, muchos radicales le hacen el "lock out" a Facundo Manes

Medio centenar de dirigentes de toda la provincia de Buenos Aires, que ganaron la interna radical de marzo pasado en sus respectivas localidades, acusan a las autoridades de su partido de aplicar la "dedocracia" y la "proscripción" para los que compitieron contra ellos.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La primera señal, dura, directa, la realizó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, cuando luego de reunirse con los hermanos Manes, Facundo y Gastón, decidió apoyar a Diego Santilli como candidato a diputado nacional en la PASO de Juntos. Luego llegó la reacción de las autoridades radicales de la provincia de Buenos Aires, que anotaron a cada uno de los candidatos opositores en la interna de marzo pasado para, luego, con la victoria y la candidatura del neurocientífico ya decidida, le obturaron todo tipo de participación en las listas de candidatos, tanto a nivel nacional como provincial o municipal. 

En algunos lados, los "derrotados", como Pablo Dominichini, en Esteban Echeverría, o Fernando Pérez, en Quilmes, se salvaron de la "guadaña" porque ambos terminaron participando del nuevo reparto en el que sólo fue marginado Posse. Su socio interno, Martín Lousteau, con "Evolución", una corriente armada por desprendimientos de otras líneas, acordó con Maximiliano Abad y Daniel Salvador

El intendente de San Isidro, en tanto, ya había anticipado que no iba a reconocer los resultados. Se autoexcluyó pero, a poco comenzado su nuevo intento por formalizar una lista absolutamente propia en la PASO, el otro aliado elegido, Emilio Monzó, ya había acordado con Manes. 

Lo que extraña es que ni Abad ni Salvador hayan aprendido de lo sucedido durante todo este tiempo. Muchos radicales fueron a competir en la interna creyendo que las reglas se iban a cumplir, aunque la desconfianza entre todos es tan grande que siempre las decisiones finales terminan siendo dramáticas para los derrotados. 

Referentes de más de cuarenta distritos se juntaron de manera presencial y virtual esta semana en Merlo, una de las localidades emblemas del incumplimiento del pacto explícito que siempre arrojan las elecciones. El que gana gobierna, y el que pierde, acompaña. Pero como ahí ganó Claudio Severino, que enfrentó a los radicales amigos de la estructura, fue marginado taxativamente de todas las negociaciones y posibilidad de incorporar un concejal en la lista de Manes. 

Lo mismo pasó en Escobar, aunque ahí la ambigua postura de Roberto Costa, el senador provincial aliado en los últimos tiempos a Posse le dio más argumentos a quienes no querían que interviniera en ningún escalón de las negociaciones. 

Algo parecido había sucedido hace diez años, cuando el ahora kirchnerista Ricardo Alfonsín se alió con Francisco De Narváez y en las localidades impidieron la realización de internas o la presentación de listas radicales alternas a las oficiales. 

La historia se repite, porque las soluciones son las mismas. Y se producen porque también la historia reciente demuestra que una vez que asumen a un cargo partidario o legislativo, lo primero que hacen es ir en contra de la decisión adoptada por la mayoría de los afiliados.

Si bien la irrupción de Facundo Manes en la dinámica radical bonaerense volvió a motivar a miles de dirigentes que casi se habían retirado o directamente se concentraron en sus tareas cotidianas, habrá varias localidades donde los referentes del centenario partido no trabajarán o harán todo lo posible para su derrota. Así son los radicales, que no terminan la interna ni siquiera tras el recuento de votos. 

De todos, el caso más emblemático es el del quilmeño Fernando Pérez Gresia, quien fue uno de los impulsores de la ruptura del bloque de diputados provinciales de Juntos por el Cambio junto con el possista Walter Carusso, a inicios del mandato de Axel Kicillof, pero ahora le permiten encabezar la lista de concejales de su localidad. Extraño y arbitrario. 

Al igual que su conductor radical, Carusso y Costa se aliaron a Santilli en sus respectivas localidades. En Hurlingham, por ejemplo, el presidente del Comité de Distrito, Diego Benavidez, apoyará al candidato Lucas Delfino, del PRO. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?