Desconcierto en el Frente de Todos por la ola de encuestas

Desconcierto en el Frente de Todos por la ola de encuestas

Todas las encuestas le muestran un estado de angustia y preocupación al votante natural del kirchnerismo bonaerense. Su gran fortaleza, el Conurbano, está atravesado por la pandemia, el aumento de los precios y la falta de empleo. Búsqueda implacable de una estrategia que enamore.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

En el acto que compartieron ayer en San Fernando, Axel Kicillof y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, además de las acusaciones del gobernador sobre el manejo de sobres y pautas para los periodistas, a la política lo que le quedó en claro, mucho más al Frente de Todos, es que la campaña había empezado con la acusación del legislador a la oposición por "pelearse por un cargo en medio de la pandemia".

Fue como que lo que antes decían el propio Kicillof u otros representantes del oficialismo no hubiera existido. En el medio, apareció la versión, incomprobable oficialmente, que Horacio Rodríguez Larreta y sus operadores de máxima confianza empezaron a llamar a los intendentes para ofrecerles un "puente de plata" si no obstaculizaban el arribo del peronista Pro porteño Diego Santilli

Victoria Tolosa Paz, además de defender todo lo que antes miraba de costado, dijo algo que caló hondo en la alianza opositora. "Juntos por el cambio de domicilio". Todo para hacer desde ahí una campaña negativa sin que del otro lado pudiera haber una respuesta lógica.

De a poco, el Frente de Todos empieza a enhebrar un discurso de campaña, a pesar de los incontables inconvenientes, problemas de gestión, desconfianza y la única certeza que tiene el oficialismo. Que todo lo que se haga de ahora en más deberá pasar por el tamiz de la opinión de Cristina Fernández de Kirchner.

Si bien es el presidente Alberto Fernández el único candidato que logra sostener el 40% de opiniones positivas en el conurbano, el único ámbito donde el kirchnerismo aún domina, casi no tendrá incidencia en las ocurrencias que se analizarán de ahora en más. Tiene cientos de deseos, pero ninguna certeza, reveló un hombre de su extrema confianza.

En medio de un debate sobre el día después, las observaciones son varias pero todas tienen un denominador común. Que sea cual sea el resultado, la opinión de la vice pesará mucho más que la del jefe del Ejecutivo nacional. "Si perdemos, ella dirá que fue porque no se avanzó a fondo con lo que ella pensaba. Y si ganamos, fue porque ella fijó las pautas de campaña". 

Otros, no obstante, son más cautelosos y prefieren adaptar uno de los tantos pensamientos que, al aire, y en medio del fastidio que le generan algunas críticas, tiró Fernández como amenaza. "Basta; pase lo que pase, yo soy el que se está jugando el pellejo y es mí presidencia". ¿Habrá un cambio de enfoque después de la elección, con más moderación y menos extremismos?... Nadie puede asegurarlo. 

Esta sobrepoblación de miradas son las que también dispararon múltiples candidaturas para encabezar la lista de diputados nacionales del frentetodismo, en el que también incide fuertemente el descarte, personas que bajo ningún punto de vista quieren participar de esta etapa electoral o, directamente. se niegan a defender al presidente, como lo expresa cotidianamente Sergio Berni.

Tolosa Paz, sobre expuesta en las últimas semanas por múltiples factores, algunas relacionadas con su facilidad de expresión y otra por la conexión de José Pepe Albistur y su afinidad con periodistas y medios, ha radicalizado su discurso para agradar a su ex vecina de La Plata, Cristina Fernández. Al parecer, ella aceptaría que la funcionaria encabece la nómina oficial, pero luego no cederá otros casilleros. 

Si bien son verticales y aceptan los mandatos que les imponen desde la centralidad del Instituto Patria, en la ciudad cabecera de la Provincia, a los kirchneristas locales no les gustó nada la idea. Derrotada en la interna partidaria que llevó a Florencia Saintout como candidata, no comprenden cuál sería la razón de ese "premio". 

Los pocos ministros con llegada a la política territorial, en tanto, no quieren saber nada de salir de allí. Algunos escucharon la idea de "prestar el nombre para ser candidato testimonial" y así mejorar el nivel del mensaje. Sin embargo, ven en esta oferta una trampa. Que luego los obliguen a asumir, por "la presión social", y sus lugares de trabajo habitual cambien no solo de nombre sino de pertenencia interna. 

Santiago Cafiero, Gabriel Katopodis, Matías Kulfas y hasta Martín Guzmán ya fueron incorporados a esa lista de "hábiles declarantes". Otros, como Matías Lammens, en Deporte y Turismo, y Sabina Fréderic, en Seguridad, sus lugares son esperados por decantación por algunos intendentes del Conurbano. 

Mientras tanto, algunas usinas le empiezan a dar la razón a Elisa Carrió, quien sostiene que ella debe ser la candidata de la unidad opositora porque en la Provincia de Buenos Aires, el Frente de Todos ubicará a Cristina Fernández de Kirchner

Por ahora, ni Daniel Scioli, ni Fernanda Vallejos o Martín Insaurralde superan la etapa del "sondeo". Empezará la danza de los nombres, y algunos serán propuestos para que hagan tiro al blanco con ellos. La sorpresa es la base de la vicepresidenta aunque no acierte con los candidatos propuestos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?