Una cena que sirvió para limar diferencias y alejar la ruptura

Una cena que sirvió para limar diferencias y alejar la ruptura

Los dos referentes nacionales de Juntos por el Cambio cenaron anoche junto a Rodolfo Suarez, en medio de un clima enrarecido de la coalición opositora como consecuencia de los tironeos internos. Se sumó Omar De Marchi, quien también vive momentos de tensión al armado de las listas en Cambia Mendoza.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

La cena reservada en un restaurante mendocino este jueves por la noche, fue el marco para generar un clima de distensión entre dos de las principales figuras de Juntos por el Cambio a nivel nacional, Mauricio Macri y Alfredo Cornejo, justo cuando  la coalición opositora atraviesa momentos de fuertes tironeos internos por el armado de las listas para las elecciones de 2021. Pero, fundamentalmente, la crisis se percibe en el ambiente por las disputas de liderazgo de cara a las presidenciales de 2023.

Macri y Cornejo nunca tuvieron una relación fluida y, a decir verdad, hace tiempo que no se encontraban cara a cara. Pero ambos, como la mayoría de la dirigencia cambiemita, apostaron en el último tiempo a un solo objetivo: mantener la unidad del frente pese a las diferencias.

Ese plan se mantuvo intacto hasta hace algunas semanas, cuando comenzó la disputa por el armado de las listas en Ciudad y provincia de Buenos Aires en donde el PRO se está llevando todo el protagonismo. Cornejo, como casi toda la dirigencia de la UCR, reclama por una mayor participación de su partido en el reparto de las candidaturas y es el artífice de la movida política de esta semana.

El diputado mendocino es uno de los impulsores de la postulación de Facundo Manes en la Provincia, jugada que los radicales intentan para poder lograr un buen desempeño en el distrito electoral de mayor peso en el país. Pero además, apunta a la interna con el PRO mientras María Eugenia Vidal no decide si competirá en ese distrito.

La comida tuvo un par de condimentos mas. En realidad, iba a ser una cena entre Macri, Cornejo y Rodolfo Suarez. Pero a instancias del gobernador y del propio Cornejo, decidieron invitarlo también a Omar De Marchi. Otra vez los roces internos y otra vez el problema del armado de las listas, aunque en este caso con color mendocino.

De Marchi percibe que lo dejarán sin espacios importantes en el armado de Cambia Mendoza y en ese sentido no guardó, a modo de reacción, algunas críticas fuertes a la gestión de Suarez en las últimas semanas. El gobernador reaccionó en privado ante esos cuestionamientos, sobre todo los que hizo el diputado del PRO al salvataje de IMPSA, y el vínculo entre ellos quedó dañado por esta situación. La cena de este jueves, con Macri sentado a la misma mesa, fue utilizada también como espacio para limar asperezas y despejar, por el momento, las dudas acerca de una posible ruptura del exintendente de Luján que le termine complicando el escenario electoral al gobierno de la provincia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?