Descartada la provincia, Vidal ahora duda con ir a CABA o no jugar este año

Descartada la provincia, Vidal ahora duda con ir a CABA o no jugar este año

María Eugenia Vidal sigue dudando sobre su futuro electoral. Solo hay una certeza: no va a presentarse en la provincia de Buenos Aires. Pero aún no tiene claro si deja pasar este turno electoral para preservarse para el 23 o encabeza la lista de JxC en CABA. Le preocupa la interna con Bullrich.

Beto Valdez

Beto Valdez

Toda la primera línea de la dirigencia del PRO sigue con ansiedad las dilaciones de María Eugenia Vidal a menos de un mes y medio del cierre de listas para el proceso electoral que arranca con las PASO de septiembre. La única certeza es que ya hizo la mudanza desde la provincia de Buenos Aires abriéndole el camino a Diego Santilli, como postulante del larretismo. Horacio Rodríguez Larreta aún no tiene la confirmación oficial de la exgobernadora para presentarse como cabeza de lista de Juntos por el Cambio en la Ciudad de Buenos Aires.

Un relevamiento entre los “hombre de peso” en el espacio político fundado por Mauricio Macri creen que está más cerca de aceptar la candidatura porteña, sobre todo por las presiones que viene recibiendo del propio jefe de Gobierno, aunque no la entusiasma mucho la idea de ir a una competencia interna contra Patricia Bullrich. Pese a que se sabe que cuenta con el aval de Larreta que tiene altos niveles de popularidad y el aparato del Estado metropolitano, sabe que no va a ser un “paseo” porque la presidenta del PRO está muy bien instalada entre los porteño y, sin acuerdo de por medio, Macri estaría obligado a respaldar a su aliada en un distrito donde sigue teniendo buena aprobación.

En el entorno de Vidal algunos creen que el anuncio lo hará al regreso de su viaje a los Estados Unidos. Pero otros no descartan la hipótesis que más entusiasma a María Eugenia: dejar pasar este turno electoral, no exponerse a una PASO con Bullrich que puede ser muy desgastante y preservarse para sus aspiraciones presidenciales. “Mariu está muy condicionada pero ella cree que al final la pandemia se va a deteriorar a todos los que tienen la responsabilidad de gestionar y ella puede tener más chances para llegar a la Casa Rosada”, especulan también alguno de sus allegados.

Los larretistas dejan trascender que “no está definido por ahora, hasta que vuelva de viaje no adelantó nada”. Desde la provincia de Buenos Aires sostienen que “ya decidió no jugar acá pero sabemos que tiene miedo a pasarla mal en una interna con Patricia aunque gane”. Hay un segmento de la base electoral propia que no ve con buenos ojos que “abandone a los bonaerenses” y vuelva al distrito porteño donde siempre gana el PRO solo por especulación política.

Al mismo tiempo también trasciende que Vidal pone condiciones para ser candidata porteña: ministerios para sus allegados y la certeza de ser la sucesora de Rodríguez Larreta en el gobierno de CABA. De ser así se viene un conflicto con Martín Lousteau y Enrique Nosiglia, quienes aseguran qué hay un acuerdo que incluiría la alternancia en el gobierno porteño para que la UCR respalde el proyecto presidencial de Larreta. Conviene tener en cuenta que Lousteau también tiene sus aspiraciones presidenciales para el 23 con la estructura de la UCR.

Paralelamente, en el estado mayor de Bullrich ya se preparan para una competencia interna con la exgobernadora aunque esta no se haya definido. Demostrando que, por ahora, la ex ministra de Seguridad sigue con su intención de liderar la lista en la Capital aunque tenga que ir a una interna contra Vidal y Rodríguez Larreta. Si la tensión porteña no se arregla con una negociación esto se trasladará a la provincia de Buenos Aires en otra competencia del PRO entre Santilli y Jorge Macri. Y además Joaquín De la Torre abandonaría el espacio para incorporarse al proyecto de Florencio Randazzo. Paradójicamente, según fuentes confiables ese proyecto de tercera vía ha comenzado a recibir aportes financieros desde el PRO.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?