El Pro se inquieta a la espera de gestos de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta

El Pro se inquieta a la espera de gestos de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta

Mientras "los territoriales" de Juntos por el Cambio se juntaron con Mauricio Macri, los intendentes, que oportunamente armaron el grupo Dorrego, anunciaron su ampliación a otros jefes comunales y legisladores propios. Todo a la espera de María Eugenia Vidal y la decisión final de Rodríguez Larreta.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Los territoriales son los dirigentes de Juntos por el Cambio que se reagruparon tras ser conocidos en la época de María Eugenia Vidal como los "sin tierra". Algunos que la siguen se reconvirtieron en funcionarios porteños en su gran mayoría. Por este motivo, los intendentes autodenominados "grupo Dorrego", por su pertenencia bonaerense, les desconfían y presumen que son una cabeza de playa para el posterior desembarco de Diego Santilli como candidato provincial.

Sin embargo, fue Mauricio Macri quien ayudó a encontrar un punto de encuentro. "María Eugenia Vidal es la que ordenaría todo en la Provincia. Claro está, no solo "la Dorrego" y "los territoriales" lo pretenden. Radicales, lilitos y hasta los peronistas republicanos quieren lo mismo. 

A pesar de las diferencias que los separa, ambos sectores coinciden en que "esto lo termina resolviendo Horacio Rodríguez Larreta". "Es del PRO, es el mejor candidato que podemos presentar y es el que debe definir toda la estrategia nacional y porteña. Es imprescindible que hable", dijeron, palabras más, palabras menos, desde ambos lugares de la interna bonaerense.

"Hasta que el pelado no diga claramente lo que quiere, todo esto seguirá hasta el infinito. Y puede que termine bien, como mal", graficó uno de los participantes del zoom ampliado del Grupo Dorrego hoy a la tarde, donde los intendentes más importantes del PRO de la Provincia de Buenos Aires incorporaron a sus legisladores y otros aliados a su armado provincial.

Los destinos de Vidal

El jefe de gobierno porteño pretende que María Eugenia Vidal sea su sucesora dentro de dos años, a pesar de que para esto tenga que pelear una interna contra Martín Lousteau. "No se da cuenta aún que él es el candidato mejor posicionado, que todos lo van a acompañar, pero si no pide no le podemos dar", aceptó otro dirigente que participó del encuentro, en el que Macri actuó como anfitrión y por el cual debe guardar una semana de aislamiento por haber tenido contacto directo con Alex Campbell, quien por segunda vez se contagió de COVID. 

Desde Jorge Macri, intendente de Vicente López, hasta cualquiera de los territoriales, que dependen masivamente de la ex gobernadora como referencia, creen en lo mismo. Así y todo, hasta el momento, la unidad en la acción parece muy lejana. 

Las juntadas realizadas hoy tuvieron su valor. Mientras que los intendentes mostraron su musculatura al sumar a múltiples legisladores que acompañan sus respectivos proyectos locales y provinciales, los "sin tierra" tuvieron la foto con el ex presidente de la Nación. Muchos, como Alejandro Finochiaro o Santiago López Medrano, ya la habían mantenido de manera directa. "Nos pidió que trabajáramos en unidad con los intendentes", fue lo primero que aceptó uno de los participantes de ese encuentro. Difícil. Luego, tiró la frase que a todos sorprendió. "Efectivamente, María Eugenia Vidal ordena todo en la Provincia". 

Macri suele hablar mucho no solo con los jefes comunales y los dirigentes ahora denominados "territoriales", sino con los peronistas como Miguel Angel Pichetto, que tienen la misma idea. Algo similar dejó ayer como definición Joaquín De la Torre, uno de sus aliados. 

Hasta Emilio Monzó, con quien el que el ex presidente no habla y sobre el que su primo dijo que "no pertenece a Juntos por el Cambio", cree lo mismo.  Vidal, sin embargo, hasta ahora no dijo nada. Habrá que esperar que quien más la necesita para su proyecto político nacional y municipal, lo haga. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?