Un país incomprensible gobernado por el AMBA

Un país incomprensible gobernado por el AMBA

Nuevamente el país está en vilo por las decisiones y tensiones entre la Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. La judicialización de todo complica el panorama. Debe primar el diálogo y el interés colectivo.

MDZ Política

MDZ Política

Nuevamente tres porteños pelean sin racionalidad, cuidado y respeto para todos los argentinos, en medio de un recrudecimiento de la pandemia, sin vacunas suficientes y una estrategia común. Lo hacen en todos los ámbitos. Públicamente por los canales de televisión nacionales y ahora “ judicializando todo”, y poniendo en duda la ya deteriorada confiabilidad de la justicia. De rehenes  todos los ciudadanos argentinos que no viven en el Amba.

¿En qué piensan? ¿Cómo gestionan los problemas que nos suceden? Los dirigentes democráticos deben cuidar y velar por el interés colectivo respetando la Constitución y las leyes,  con el único objetivo del bien común. Es prioritario privilegiar la conversación, el escuchar, el esforzarse por acordar, la racionalidad por encima de la confrontación permanente y la agresión. No se debe  fundar temor a través de Twitter o declaraciones incendiarias.

Deben agotar todos los medios . La política resuelve por si misma. La recurrencia a una Justicia  sospechada, no es ni debe ser la vía para resolver los conflictos. En medio de la gravedad de la crisis sanitaria , es mucho más importante la” prudencia y sabiduría política”.

El  Presidente Alberto Fernández,  el Jefe de Gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador de la Provincia Axel Kicillof deben reflexionar sobre su indebida, irresponsable y casi caricaturesca conducta y accionar públicos.

El resto de los argentinos no debemos ser actores de reparto ni rehenes de tres dirigentes porteños que nos someten a una “obra teatral que oscila entre lo  farsesco y el horror.” Sus peleas y dislates nos rozan y perjudican.

El grave momento que se vive requiere calma e inteligencia; soluciones racionales, meditadas, consensuadas y fundadas. Actúen en consecuencia y evítennos el bochorno continuo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?