Por qué es el peor momento para Alberto Fernández

Por qué es el peor momento para Alberto Fernández

El Presidente tiene mala imagen en Mendoza, a pesar de que el año pasado era el segundo dirigente mejor valorado. El derrumbe económico tiene mucho que ver: inflación, desempleo y pobreza entre las principales preocupaciones. El dato que también puede preocupar al Gobierno de Mendoza.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Alberto Fernández está en el peor momento en cuanto a su imagen en Mendoza y en buena parte del país. Su imagen negativa supera ampliamente la positiva, a pesar de que el año pasado era el segundo dirigente con mejor imagen en la provincia. Un análisis fino de lo que pasa en la política podría atribuirle esa caída a temas profundos de la política, pero si se analizan algunas encuestas la debacle de Alberto tiene un tema muy tangible. Para ponerlo en palabras de Clinton: ¡Es la economía! Es que las urgencias y reclamos por mala gestión marcadas por los mendocinos tienen que ver con la situación social, económica y el temor por el futuro. 

El problema es que puede tener consecuencias electorales para el Frente de Todos

Para los mendocinos los principales temores son la falta de trabajo (30%), que se descontrole la inflación (31%)  y la inseguridad (19%). El miedo al contagio del coronavirus está en cuarto orden. El 64% de los mendocinos tienen una posición económica mala. Muchos de esos problemas tienen para ser solucionados resortes nacionales. Incluso Alberto es víctima de sus propias palabras: durante todo el 2020 puso foco en que la pobreza, el desempleo y la caída de la economía eran problemas menores al lado de "cuidar la vida". Ese enfoque era indiscutible al principio de la pandemia, pero luego perdió peso; justamente cuando creció el derrumbe económico. De hecho, 8 de cada 10 mendocinos creen que Alberto Fernández gestionó mal en materia económica durante la pandemia. 

Por la misma razón se puede comprender que haya una señal en la agenda del Presidente, que apura a la aprobación de algunos proyectos que apuntan a mejorar el poder adquisitivo de la clase media, como ocurre con el cambio en el Impuesto a las Ganancias. 

La encuesta la realizó la consultora Analogías, que tiene cercanía con el Gobierno nacional. 

En la evaluación de las gestiones, hay un dato particular. Rodolfo Suarez tiene buena imagen como gestor de la pandemia, pero también le va mal en cuanto a la economía. Pero el tema donde es evaluado con el peor desempeño es la seguridad: casi 7 de cada 10 encuestados dice que se gestionó mal.

Ese es un tema que al Gobierno local le preocupa. Incluso que está en la agenda desde que comenzó la pandemia. En ese momento estimaban que el parate general de la economía tendría como consecuencia desempleo y marginación. Y que en 2021 también se agudizarían los problemas de seguridad, algo que ya ocurre. 

Coletazos electorales

El armado electoral de cada frente está en pleno proceso, aún cuando no están fijas las fechas de las elecciones. El contexto social es parte de esos esquemas. En Mendoza el Frente de Todos está en un problema: el año pasado Alberto Fernández era la figura de la esperanza para arraigarse en busca de un buen resultado. Hoy parece ser un ancla; otro. Según la encuesta de Analogías, el 55% de los encuestados quiere emitir un "voto castigo" y hay un 22% de indecisos ante esa afirmación. Suarez cosecha una intención de "voto apoyo" del 48% y un 20% de indecisos según la misma encuesta. 

Alberto cruzó el umbral de la imagen negativa y le ocurre lo mismo a dirigentes clave del PJ, como Anabel Fernández Sagasti. Es quien tiene mayor nivel de conocimiento, pero también una imagen negativa superior que la positiva. La ecuación electoral del Frente de Todos es compleja. 

La figura más "confiable" para los mendocinos es una que incomoda casi por igual a Suarez y al PJ: Alfredo Cornejo. El diputado nacional sigue con una imagen fuerte en cuanto a la idea de representación mendocina. A pesar de ello, las ideas que Conejo ejecuta hoy no son las mejor vistas. El ex gobernador apunta a una oposición dura y rupturista. Pero la mayoría de los mendocinos (más el 50%) cree que es mejor que haya acuerdos con la Nación. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?