Ramón y su engañosa convocatoria a votar por el Mendoexit

Ramón y su engañosa convocatoria a votar por el Mendoexit

El diputado nacional hizo una llamado a una consulta popular para definir si Mendoza debe independizarse o no de la Nación. Pero luego aclaró que, en realidad, era una movida "para terminar con la farsa" de Alfredo Cornejo, quien volvió a la carga sobre el tema.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Finalmente parece que todo apuntó a una provocación, por no decir una joda. En un contexto nacional y provincial muy difícil, con la segunda ola de coronavirus que amenaza golpear con la fuerza de un tsunami y ante una situación económica que no da respiro, la dirigencia política mendocina sigue el jueguito de las chicanas y de las propuestas inviables para intentar sacar algún rédito electoral.

Pocas horas después de haber lanzado en público la idea, el diputado José Luis Ramón aclaró este martes que su iniciativa de convocar a un plebiscito para que la gente vote si Mendoza debe separarse o no de la Argentina fue, en realidad, un movida “para terminar con la farsa del presidente del radicalismo (por Alfredo Cornejo) que dice que Mendoza debería independizarse del resto del país”. Esa propuesta “me da vergüenza ajena”, pareció sonrojarse Ramón, en una entrevista telefónica que dio a una radio de Buenos Aires.

Del otro lado de la línea los conductores del programa no terminaban de entender muy bien a quién habían llamado. La intención fue convocar a un diputado nacional para que les explicara en qué consistía esta consulta popular para que la ciudadanía se expresara por un asunto tan drástico pero, en definitiva, se encontraron con alguien que les explicó que, en realidad, lo que buscaba era provocar a Cornejo por su insistencia con un plan que, más allá de que cada tanto lo retoma, nunca lo terminó de plasmar en un papel.

Hace diez meses que el exgobernador soltó la propuesta del Mendoexit y todo sigue hasta aquí en el plano de las declaraciones. Los expertos juristas, desde que el tema fue agitado en junio del año pasado, ya aclararon que en caso de que Mendoza decidiera avanzar con una ruptura de este tipo el gobierno nacional podría decidir la intervención federal porque no hay manera constitucional de que un estado miembro pueda plantear algún tipo de secesión. A lo sumo, podría exigir una mayor autonomía provincial en el manejo de los recursos. Pero en eso tampoco se trabajó.

Incluso ya quedó muy lejos el episodio político que desencadenó la ocurrencia de Cornejo cuando afirmó en aquél momento que “el problema es político. El gobierno tiene el objetivo de perjudicar a Mendoza. No hay otra lectura que esa (...) La verdad que no me gusta separarnos de la nación pero ellos están obligando a Mendoza a autoafirmarse en sus propios valores e identidades”. Y generó el debate.

El enojo de entonces tenía que ver con la decisión de Alberto Fernández de frenar la obra Portezuelo del Viento. Cornejo hoy sigue convencido de que quizás la provincia debería olvidarse de construir esta presa en el Sur para destinar el financiamiento disponible de U$S 1.023 millones a otras obras que son también necesarias. Pero la realidad marca que Rodolfo Suarez siguió otro camino: apostó por la vía negociadora con la Casa Rosada y otras provincias y avanza hacia la adjudicación de la obra.

Ya en tren electoral y mientras tironea dentro de Juntos por el Cambio para intentar que un radical también quede en la competencia presidencial para el 2023, el titular del Comité Nacional de la UCR volvió a la carga en estos días. "Cada vez tiene más sentido la idea de Mendoza y Córdoba de separarse del país", dijo, a la vez que aventuró que tanto él como Martín Lousteau están "más cerca de ser presidentes que Larreta y Macri".

Esa nueva irrupción separatista, fue lo que movilizó la solicitada a una consulta popular por parte de Ramón. “A mí me da mucha bronca y llevo con mucho orgullo la bandera mendocina. Pero nosotros somos Argentina, y que aparezca el presidente del radicalismo a decir que Mendoza tendría que estar pensando cómo independizarme, me da vergüenza ajena”, explicó. Y redondeó: “A partir de eso he pedido esta consulta, como forma de decir que terminemos con la farsa. El proyecto tiene ese objetivo”. En síntesis: apelar con una una farsa para terminar con otra farsa.

Nunca terminará de determinarse del todo si el largo brazo político del exgobernador (que rozó la interna del PRO de este fin de semana que derivó en bochorno) también está detrás del movimiento libertario que, también con la consigna del Mendoexit al frente, se presentará en sociedad en quince días nada más.

El 15 de abril próximo, en San Martín, el empresario del turismo Hugo Laricchia lanzará formalmente Exito, el partido político que fundó y que tiene aspiraciones de tercera fuerza en la provincia. La elección legislativa apunta ser polarizada entre el gobierno y el peronismo, pero las terceras fuerzas están buscando su lugar. Aún no logran repuntar en las encuestas, casi ninguna de ellas supera el 2% de intención de voto, pero tienen camino para crecer en un porcentaje de indecisos que, a meses de la elección, ronda el 10%.

Estas alternativas adolecen del mismo problema y es la falta de un candidato fuerte y por eso, quien mida bien, se convierte inmediatamente en una presa codiciada. Y además ninguna logra cautivar al electorado con alguna idea fuerza, como fue el combate contra la corrupción que catapultó a Aldo Giordano hasta convertirse en figura de las elecciones de 2001, o cuando la Izquierda instaló el mensaje de que un diputado tenía que ganar lo mismo que una maestra. Sin ir más lejos, el propio Ramón cautivó, en 2017, con su discurso de defensa de los consumidores en momentos en que el gobierno de Mauricio Macri multiplicaba por mil las tarifas de los servicios públicos.

Laricchia y otras fuerzas están detrás de la posibilidad de un acuerdo que les permita ir juntos a las elecciones. Sostiene que presentará listas en todos los departamentos y,  sin dudas, deberá mostrar alguna de estas ideas fuerza para posicionarse. Algo así como la recordada “frazada de Ramón” y se descarta que esto mismo lo hará parado sobre la estrategia de insistir sobre la idea independentista de Mendoza. Aunque esté seguro de que la misión será imposible de concretar.

Volviendo sobre el líder de Protectora, cómo jugará en estas elecciones dentro del esquema peronista nadie lo sabe. Lo que está a la vista es su cercanía con la Casa Rosada y serán las encuestas (y el arreglo interno que termine haciendo) lo que definirá si se presentará a competir con partido propio o terminará anexado en las listas que armará Anabel Fernández Sagasti y en las, que por ahora, los intendentes que quieren ser candidatos a legislador son la prioridad. Podría pasar otra cosa también: terminar de concretar el salto y convertirse en funcionario del gabinete de Alberto Fernández.

Mientras tanto, sigue haciendo derroche de su propio estilo. “Este señor (otra vez por Cornejo) no tiene el patrimonio de Mendoza. Hay un número muy grande de mendocinos que están orgullos de ser argentinos. ¡En la cancha se ven los pingos, mi amigo!, le dijo a Sebastián Wainraich, el conductor radial que lo había llamado para entrevistarlo con curiosidad por la idea de la consulta popular. Y soltó una de sus típicas carcajadas.

“Pongámoslo en la cancha a ver qué le dicen los mendocinos. Yo soy un diputado que ando todo el día por la calle y tengo una idea bastante clara de cómo piensa el mendocino medio…. Aparte nosotros tenemos un malbec, que si ustedes lo prueban...”, sugirió. Y todos en el estudio soltaron un larguísimo: “Siiiiiiiiiiiiiiiii”. La entrevista, prácticamente se terminó ahí.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?