El largo viaje de un peronista que terminó como vice del PRO

El largo viaje de un peronista que terminó como vice del PRO

Enrique Thomas fue proclamado como vicepresidente segundo del partido amarillo. Sin embargo, entre 2002 y 2009 ocupó cargos gracias a su militancia en el PJ. Luego se unió al cobismo y terminó en el PRO gracias a su vínculo con Patricia Bullrich. La cosecha peronista de Omar de Marchi.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Con su llegada a una de las vicepresidencias del PRO, Enrique Thomas marcó un hito para los peronistas que dejaron su partido para seguir su militancia en otra fuerza.

Thomas fue proclamado el viernes pasado como vicepresidente segundo de Propuesta Republicana, detrás del diputado Álvaro Martínez (presidente) y Marcela Gazali (vicepresidenta primera).

Pero el viaje de Thomas comenzó hace tiempo. Fue diputado nacional del Frente para la Victoria entre 2005 y 2009 y empezó a tomar distancia en 2008, durante la batalla con el campo por la resolución 125. El primer desprendimiento lo colocó en las filas del peronismo federal, que era liderado por entonces por Felipe Solá

Se distanció luego un paso más y se vinculó al CONFE de Julio Cobos, el partido que creó el senador nacional cuando lo sacaron de la UCR por haberse convertido en vicepresidente de Cristina Kirchner. El salto al cobismo fue una movida clave: el Frente Cívico Federal de Cobos ganó tres de las cinco bancas en disputa y Thomas era el tercer candidato de esta opción electoral.

En consecuencia, renovó cuatro años más su permanencia en una banca de la Cámara de Diputados. Entró detrás de dos radicales (Ricardo Mansur y Mariana Juri). 

Dos años después, fue candidato a vicegobernador de César Biffi por el cobismo. Esa vez, como pocas veces le ocurrió, le tocó perder.

Hoy Omar de Marchi, rival de Thomas en las legislativas de 2009, es su líder provincial. Aunque el desembarco definitivo de Thomas en el PRO no lo propició el exintendente de Luján, sino la actual presidenta nacional del partido: Patricia Bullrich.

Thomas y Bullrich se conocieron en la Cámara de Diputados cuando el mendocino ya tenía perfil opositor. Cuando Bullrich llegó al Ministerio de Seguridad, lo nombró como subsecretario de Articulación Legislativa de la cartera.

Este paso por la seguridad no tenía nada que ver con su experiencia previa. Thomas es ingeniero y tiene un cargo de planta en el Instituto Nacional de Vitivinicultura, el cual presidió cuando militaba en el peronismo: entre 2002 y 2005.

Hoy, el ex presidente del INV se muestra feliz por el presente de su nuevo sello. Recalca en este sentido que el PRO "ha duplicado su padrón en dos meses y va camino a ser protagonista de las elecciones que vienen".

Y pide dejar atrás las peleas internas que marcaron el proceso electoral de su nuevo partido hasta la semana pasada: "Ahora hay que dejar esta etapa atrás y trabajar para hacer más grande el PRO y para soñar por una Mendoza mejor dentro del frente Cambia Mendoza", declaró este lunes.

La cosecha peronista de De Marchi

Pero Thomas no es el único peronista captado por el PRO. Rolando Baldasso es actualmente senador provincial del partido, tras haber sido funcionario del justicialismo hasta hace poco.

El trayecto de Baldasso desde el PJ al PRO fue mucho más veloz, ya que hasta 2015 fue ministro de Obras del entonces gobernador Francisco Pérez.

"Son muchos más los peronistas, pero no son muy conocidos", dicen en el entorno de De Marchi. Entre ellos están el médico José Moschetti y el arquitecto Guillermo Pardal, hijo del recordado ex intendente de Guaymallén Jorge "el Mono" Pardal

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?