Diarios internacionales

Vacunación: desde Fernández a Bullrich, todos a la misma bolsa

Importantes diarios como el New York Times y France24 analizan el desempeño de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos en todo lo referido al manejo de la pandemia y a sus campañas de vacunación. En ello, critican la participación de oficialismos y oposiciones para lograr objetivos comunes.

MDZ Política
MDZ Política sábado, 20 de marzo de 2021 · 06:41 hs
Vacunación: desde Fernández a Bullrich, todos a la misma bolsa

Desde los procesos de colonización, pasando por los logros independentistas, los gobiernos de facto y los órdenes democráticos, algunos factores comunes siguen caracterizando a la región de América Latina: numerosas poblaciones pobres, altísimos niveles de corrupción, constantes crisis económicas y, ahora, un cúmulo de desventajas e infortunios en el manejo de la pandemia y en las campañas de vacunación. ¿A qué se debe? Las explicaciones, claramente complejas, integran de por sí otro factor común por parte de las dirigencias políticas: una guerra impiadosa entre gobiernos y oposiciones en deterioro de las poblaciones que dirigen.

Entre otros casos similares, la lenta campaña de vacunación que viene desarrollándose en Argentina suma críticas entre la población, pero también empiezan a acumularse las que provienen del exterior. En su mayoría, estas últimas señalan la lentitud con que se aplican las dosis ya adquiridas y la torpe logística de compras.

Diego Fonseca, habitual colaborador del diario New York Times, publicó una duro texto en el que sostiene que América Latina viene desde hace años sumergida en un proceso de degradación política y que ello se debe, principalmente, "a dirigencias obsesivamente ocupadas en la próxima elección —o en la perpetuidad— y en peleas menores entre gobiernos y oposiciones mientras pobreza, corrupción, atraso y, ahora, miles de muertes parecen suceder en un universo paralelo".

No es descabellado darle la razón a ese primer postulado. De hecho, si algo no demanda mucho esfuerzo es detectar el poco interés en la política o directamente el descreimiento en alza que experimentan las poblaciones frente a las clases dirigentes. Ejemplo de las causas pueden ser justamente dos que cita Fonseca en su nota. Por un lado, Alberto Fernández, cabeza del gobierno de turno en Argentina. Por el otro, Patricia Bullrich, una de las dirigentes más fuertes de la oposición.

"(...) las contiendas y las disputas políticas debieran ser secundarias cuando es preciso detener las muertes actuales y evitar la expansión del virus con vacunas".

Al respecto, señala el columnista, "la líder opositora (por Bullrich) sugirió que debiera permitirse a los privados vender dosis y enviar a quien no tiene dinero a la seguridad social o a pedir subsidios". En este sentido, critica que la "idea es un absurdo cuando (...) la evidencia sugiere que una campaña veloz y masiva requiere del Estado a cargo con apoyo de voluntarios de la sociedad civil".

Por otra parte, Rodrigo Sedano, escribe para France24 que Alberto "Fernández criticó a la oposición, pero pronto se vio salpicado por la denominada 'vacunación VIP', que derivó en el recambio del ministro de Salud, Ginés González García, por Carla Vizzotti". Además agrega que "la muerte de dos médicos en Buenos Aires (la semana pasada) reavivó las críticas por la falta de vacunas en el país después de que el presidente prometiera 'corregir errores'”.

Argentina "ha inoculado una dosis a 1,3 millones de personas, menos del 2,9% de su población, según datos de Our World in Data, una cifra insuficiente en un país que contabiliza una cifra cercana a los 55.000 decesos por Covid-19", releva Sedano.

Los errores durante una gestión son siempre responsabilidad de quienes gobiernan, por eso achacárselas a gestiones anteriores (la famosa y tan mencionada herencia) nunca puede ser una opción de respuesta ante la población. Por su parte, las oposiciones también tienen injerencia en la gobernabilidad. "Si la opinión pública sabe que las infraestructuras son buenas y sus dirigentes dan el ejemplo, no tendrá una repentina crisis de desconfianza. Las infraestructuras deben soportar; los funcionarios, funcionar", remarca Fonseca.

 

 

Archivado en