Cristina avanza ahora con una comisión para investigar e interrogar a los jueces

Cristina avanza ahora con una comisión para investigar e interrogar a los jueces

La iniciativa fue blanqueada hoy por Oscar Parrilli, mano derecha de la Vicepresidenta, luego de que Alberto Fernández pidiera al Congreso que ejerza el "control cruzado" sobre el Poder Judicial.

Mariano Spezzapria

Mariano Spezzapria

Tras la apelación de Alberto Fernández a que el Congreso ejerza el “control cruzado” sobre el Poder Judicial, la mira está puesta ahora en la “creatividad” que pueda tener el Senado al mando de Cristina Kirchner para instrumentar ese pedido presidencial. Oscar Parrilli, mano derecha de la Vice, ya anticipó que buscarán crear una comisión bicameral para investigar e interrogar a los jueces.

“El Presidente dijo que el Poder Legislativo tiene que asumir el rol que le corresponde de control de los poderes y sugirió la creación de una comisión bicameral que se encargue precisamente de analizar, estudiar, discutir y poner en la muestra de la gente que la sociedad vea cómo está actuando el Poder Judicial”, blanqueó Parrilli el día después de la Asamblea Legislativa.

La Vicepresidenta y sus principales espadas en la Cámara Alta, Parrilli y Anabel Fernández Sagasti, ya aplicaron el “control” del que habló Fernández ante la Asamblea Legislativa, en los casos de los jueces Ricardo Bruglia y Pablo Bertuzzi, a quienes objetó la permanencia en tribunales federales porque sus traslados -en épocas de Mauricio Macri- no fueron aprobados por el Senado.

En el Congreso nacional también hacen notar el desempeño de la Comisión de Seguimiento del Código Penal como un ejemplo precedente de lo que puede estar proyectando Cristina luego de que el Presidente le pasara la pelota “con el solo propósito de mejorar la calidad institucional de la República”, una frase que en rigor fue interpretada por la oposición como un cheque en blanco.

En el Frente de Todos, la coalición gubernamental, hay otra interpretación sobre el pedido de Fernández para que “el Congreso nacional asuma el rol de control cruzado sobre el Poder Judicial, como lo prevé la Constitución”. Por los pasillos del Parlamento afirman que el Presidente le dijo de esa manera a Cristina que se haga cargo de su propia cruzada contra lo que llama lawfare.

“Alguien debe ocuparse de ver lo que ha ocurrido y ver lo que está ocurriendo con la administración de justicia”, advirtió Fernández en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso y de inmediato surgieron las preguntas sobre quién es ese “alguien”. Un día después, tanto oficialistas como opositores coinciden en que ese “alguien” no es otro que Cristina.

Claro que existe un conflicto de interés notorio para la Vicepresidenta: estaría inspeccionando con lupa al mismo Poder Judicial que la investiga en diversas causas que la tienen como procesada, imputada y en algunos casos, en medio de un juicio oral. En ese marco, Fernández dejó en el Congreso una batería de propuestas con las cuales pasó la responsabilidad política a CFK:

-- Funcionamiento del recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación: el Presidente propondrá reformas a los efectos de establecer la exacta competencia del máximo tribunal. Ya se sabe que al oficialismo no le cayó bien que los supremos utilizaran ese recurso –o que no lo hicieran- en los casos de Bruglia, Bertuzzi, Amado Boudou y Milagro Sala.

-- Reformulación del funcionamiento del Consejo de la Magistratura para “despolitizar ese ámbito para que los mejores y más capacitados funcionarios lleguen a ocupar sus lugares sin condicionamientos y sin la contaminación de los poderes corporativos”. Por poder corporativo, el oficialismo entiende a las asociaciones de magistrados y fiscales, pero no al poder político.

-- Consulta con los gobernadores, en aplicación del artículo 125 de la Constitución, para promover la creación de un Tribunal Federal de Garantías con competencias exclusivamente en cuestiones de arbitrariedad y al que se podrá llegar por vía del recurso extraordinario. De ese modo, la Corte podrá circunscribirse a la temática que la CN le da, que es el control de constitucionalidad.

-- Juicio por jurados para la sanción de aquellos delitos graves que se cometan en el ámbito federal. “De lograr avanzar con esa idea, será el pueblo, constituido en jurado popular, quien con todas las garantías constitucionales podrá dictar veredictos”, aseguró el Presidente ante la Asamblea Legislativa. La pelota, ahora, está en el campo del Congreso y la tiene Cristina.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?