Lousteau puede generar un terremoto en Juntos por el Cambio

Lousteau puede generar un terremoto en Juntos por el Cambio

Las elecciones internas de la UCR de la provincia de Buenos Aires que se realizarán dentro de dos domingos comienzan a generar mucha expectativa. Posse enfrenta a Abad. Pero la pelea de fondo es Lousteau contra la mayoría de la dirigencia nacional del radicalismo y puede tener consecuencias en JxC.

Beto Valdez

Beto Valdez

Los radicales se preparan para librar “la madre de todas las batallas” en la provincia de Buenos Aires. No se trata de una simple contienda ya que está en juego algo más que la presidencia de la UCR bonaerense. Por eso el mundo político ha decidido apostar y hasta meterse de lleno en una interna que nadie sabe a ciencia cierta cuantos afiliados atraerá. No sólo los juega la dirigencia radical, también trabajan y miran con atención desde el PRO, sobre todo sus intendentes, y hasta las Barones peronistas del GBA también van a meter la cola.

El padrón del partido centenario está conformado por 648.037 afiliados en todo el territorio bonaerense. Se descuenta que la participación, con suerte, puede llegar al 10% de esa cifra. Aunque se trata de una de las grandes incógnitas, teniendo en cuenta que el promedio de edad de los habilitados a votar es alto y el temor al coronavirus lo perciben los punteros en sus visitas a los afiliados. Todo parece indicar que va a ser “una interna de aparatos” con pronóstico reservado. Hasta hace unos meses se descontaba el triunfo del oficialismo partidario que impulsa la candidatura del marplatense Maximiliano Abad, como continuidad del ex vicegobernador Daniel Salvador.

Sin embargo, en la recta final al domingo 21 han comenzado a circular pronósticos que exhiben una levantada del candidato opositor, Gustavo Posse, apadrinado por el senador Martín Lousteau y el experimentado dirigente Enrique Nosiglia. La posibilidad de un triunfo del intendente de San Isidro ya no parece tan disparatada y podría motivar un verdadero terremoto político con consecuencias directas en la relación de fuerzas en la interna de Juntos por el Cambio.

Concretamente, ese eventual escenario significaría el empoderamiento de Lousteau derrotando a la mayoría de la dirigencia nacional de la UCR. Vienen haciendo campaña por Abad los gobernadores Gerardo Morales y Gustavo Valdés, los líderes parlamentarios Mario Negri y Luis Naidenoff, y su padrino político Ernesto Sanz. Hasta María Eugenia Vidal arrancó respaldando al presidente del bloque de diputados provinciales de JxC y luego decidió bajar el perfil. También Elisa Carrió decidió apostar por la lista oficialista y se fotografió con el marplatense. Igual que Facundo Manes y Luis Brandoni.

No es casual que Horacio Rodríguez Larreta, Vidal, Carrió, y la mayoría de la dirigencia nacional de la Unión Cívica Radical apuesten por Abad. Temen que un triunfo de Posse lo posicione a Lousteau como para patear el tablero y armar una coalición diferente a JxC en alianza con Monzó, Horacio Lifschitz, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, Margarita Stolbizer. Otros creen que va a intentar ponerle condiciones al PRO y que, si bien todos los dan intentando llegar al gobierno porteño, no descarta su proyecto presidencial polarizando con Patricia Bullrich. Mensaje para Rodríguez Larreta.

Respecto a lo territorial, los de Posse aseguran que el eventual triunfo de su lista se va a basar en las buenas perspectivas que manejan de imponerse en la Primera y en la Tercera Sección Electoral (Gran Buenos Aires). Dos figuras opositoras a tener en cuenta en el sur del GBA: el quilmeño Fernando Pérez y el rector de la Universidad Nacional Guillermo Brown, Pablo Domenichini. “Ganando en el conurbano le sacamos a Abad una diferencia indescontable en el interior”, dicen en el entorno del jefe comunal de San Isidro. Desde el oficialismo partidario sostienen que ellos están ganando con mucha comodidad en las ciudades cabeceras del interior y ven más parejo el GBA.

Aquí es donde aparece uno de los temas tabú y más inquietantes de esta contienda partidaria: el rol de las estructuras municipales. En privado, varios intendentes peronistas del Gran Buenos Aires cuentan que le van a dar “una mano” a su amigo Posse. No sólo por buena convivencia, sino además por razones políticas, una de ellas es que los Barones del PJ y el de San Isidro vienen trabajando codo a codo para lograr que se los habilite para una reelección más en sus distritos. Estos trascendidos incomodan a los integrantes de la lista retadora y contraatacan asegurando que la mayoría de los intendentes del PRO, tanto del GBA como del interior, van a jugar a favor de Abad.

Este domingo hay un aperitivo: votan los radicales cordobeses y Lousteau también juega. Apoya al ex titular de ARSAT, Rodrigo De Loredo contra una alianza de Negri y Ramón Mestre. El domingo siguiente se viene la interna en Buenos Aires y en CABA, donde la pelea de fondo es entre Daniel Angelici versus Nosiglia. Pero se eligen delegados en las comunas barriales que votarán a la futura conducción de la UCR porteña.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?