Retorno al aula, el primer examen serio para el Gobierno

Retorno al aula, el primer examen serio para el Gobierno

Las clases volvieron "de la forma posible" y no ideal. Pero la mayoría abrió luego de un año. Thomas aseguró que se mejoró la conectividad y hay presencialidad en todos lados.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El Gobierno "rinde examen" hoy: se iniciaron las clases presenciales luego de casi un año y al mismo tiempo se amplía la campaña de vacunación para prevenir el coronavirus. En ambos temas se pone a prueba la pericia política del Ejecutivo para dar un paso adelante en la convivencia con la pandemia. Los dos temas requieren trabajo y ponen a prueba la pericia política de la gestión de Rodolfo Suarez. Con los dos temas se deja la visión defensiva para pasar a la gestión. 

Las escuelas abrieron "de la forma posible", con las carencias estructurales que hay y con entusiasmo. Puertas adentro los protocolos funcionaron, pero puertas afuera hubo amontonamiento de gente; sobre todo de padres. Las clases serán dispares. La mayoría tendrá actividades presenciales semana por medio. Pero se presentaron inconvenientes para esa alternancia en el caso donde hay docente con factores de riesgo que impide la presencialidad. Allí aún no hay reemplazos en todos los casos. También hay escuelas donde se decidió, por ejemplo, que los alumnos cursen presencialmente solo un día.

A pesar de esa disparidad, las clases comenzaron. "Siempre hay problemas en el 100% de las escuelas durante el primer día. Pero las clases empezaron. Las escuelas son los lugares más seguros donde pueden estar los chicos", aseguró José Thomas, director General de Escuelas.

El Gobierno envió funcionarios a distintas escuelas para relevar cómo se iniciaron las actividades y atajar problemas. "Se ha hecho un gran esfuerzo. Hay 120 puntos wifi en toda la provincia y antes no había ninguno", dijo el funcionario. En realidad ese problema no se solucionará rápido: la mayoría de las escuelas solo tienen conectividad en las salas de informática y no en todas las aulas. Pero, para peor, ni siquiera hay disponibilidad de conectividad en la provincia para abastecer a una demanda más intensiva. 

El retorno a la presencialidad no resolverá todas las carencias y la brecha educativa que la pandemia había agrandado.

Aislados

El retorno a las aulas es obligatorio, pero se tienen en cuenta a las personas con factores de riesgo, quienes sí tienen justificado no volver a las aulas. En total hay 6 mil docentes que están exceptuados de trabajar, según dijo Thomas. La vacunación resolverá en parte ese inconveniente. En el día a día aún no hay un mecanismo rápido de reemplazo.  Thomas dijo que en algunos casos se cubrieron con suplencias y en otros a través de la tecnología. "Las soluciones son múltiples. Teniendo algo de presencialidad, siempre es mucho más fácil resolver todo lo otro", dijo el Director de Escuelas. 

Otro tema aún no resuelto es el de las licencias especiales. En Mendoza no se adhirió a la autorización dada por el Ministerio de Trabajo de la Nación para permitir una licencia especial para cuidado de niños. Los docentes y empleados públicos de Mendoza no tienen esa autorización. 

En 2020 la Nación le quitó a las provincias la potestad de gestionar la educación por la situación de emergencia. Más allá de las quejas, también había un alivio escondido para los gobernadores. Tenían a mano un chivo expiatorio para culpar. Ahora tienen nuevamente la "soberanía" para gestionar. Por eso el retorno a las clases y a buscar mejorar la calidad educativa en contexto de pandemia es el primer gran examen y desafío para Rodolfo Suarez. 

Hoy hubo, incluso, un paro anunciado por el SUTE, pero  el acatamiento fue bajo. Esta vez la energía estaba puesta en volver al aula, aún a pesar de los problemas.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?