La sutil amenaza de Alberto Fernández a periodistas en su discurso

La sutil amenaza de Alberto Fernández a periodistas en su discurso

"No llegué a la Presidencia para dejarme aturdir por críticas maliciosas que responden a intereses inconfesables de poderes económicos concentrados", lanzó el Presidente.

MDZ Política

MDZ Política

El presidente, Alberto Fernández, habló durante una hora y cincuenta minutos en su discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. A lo largo de su discurso destacó lo que considera los éxitos de su gestión, repartió críticas a la oposición, y además lanzó una sutil amenaza al periodismo.

"No llegué a la Presidencia para dejarme aturdir por críticas maliciosas que responden a intereses inconfesables de poderes económicos concentrados, que en ocasiones buscan sembrar la fractura, la polarización y discordia entre el pueblo argentino, profundizando las heridas que como sociedad cargamos", dijo Fernández.

Acto seguido, consideró que "para que tanto esfuerzo no haya sido en vano, es imperioso que todos hagamos un análisis introspectivo de lo que hasta aquí nos ha ocurrido. Debemos ser capaces de contemplar la dimensión real de esa crisis para poder construir el futuro a través del diálogo y el acuerdo".

Luego, el jefe de Estado exclamó: "Los acuerdos exigen respetarnos. La pirotecnia verbal solo nos aturde y nos confunde. A lo largo de este año algunos sectores se han esforzado por generar incertidumbre y desánimo lanzando petardos cargados de falacias".  
 
Sin salir de la crítica a los medios pero aprovechando para criticar a la oposición, Fernández reflexionó analizando el tempo en que gobernó Mauricio Macri. "Verán así, como todas sus políticas condujeron inexorablemente a estrepitosos fracasos. Yo aún guardo la esperanza de que algún día hagan un mea culpa, entierren el odio que cargan y ayuden a levantar los cimientos del país que han derrumbado".

Tras dichas críticas, regresó a los medios, expresando: "También albergo el deseo de que, como antes dije, quienes tras el disfraz de la objetividad preservan intereses de poderes económicos concentrados, adviertan el daño que están haciendo en la misma sociedad en la que dicen querer desarrollarse".

"Quiero decirles sinceramente que no habrá campaña o presión que me haga claudicar en mi empeño por otorgarle racionalidad y sensatez al debate de los problemas argentinos", cerró el Presidente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?