Kicillof medido y amable: "No colapsamos y fue por un Estado presente"

Kicillof medido y amable: "No colapsamos y fue por un Estado presente"

El gobernador de la provincia de Buenos Aires brindó un discurso algo conciliador y destacó la importancia de la provincia de Buenos Aires: "Es la locomotora del país", dijo.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, consideró que la provincia de Buenos Aires "es la más rica pero con la peor distribución. Y una provincia con tantas privaciones no podemos tener diferencias políticas y quedó claro que el Estado ayudó, apoyó y estuvo con todos. Extendimos los brazos para ayudar a todos y estuvimos aunque nada alcanzó", aceptó.

No obstante eso, "a pesar de las opiniones apocalípticas, el sistema sanitario no colapsó. No es que no explotó por casualidad sino porque articulamos con todos los municipios y se triplicaron las cámaras de Terapia Intensiva y la cantidad de respiradores puestos en el sistema de Salud". 

"Dimos esta pelea como gobierno, como estado y como pueblo. Por eso puedo venir tranquilo a esta Asamblea sabiendo que tenemos un mucho por hacer y reparar", agregó Kicillof, quien en todo momento se mostró satisfecho y a la vez agradecido con los legisladores e intendentes, algo poco habitual en su relación cotidiana. 

"Esta es una Provincia que no puede ocultar los problemas con marketing ni publicidad. Las dificultades deben atenderse y marcar el rumbo. Quiero que mi mandato sea recordado por lo que hice y no por lo que oculté. Asumimos después de un período de políticas neoliberlas que afectaron a la Provincia con reducción de la actividad productiva. Un industricidio", consideró.

Al respecto, expresó que "lo único que creció fue el peso de la deuda que pasó a ser de 20 puntos del Presupuesto", apuntó y criticó la herencia recibida de María Eugenia Vidal.

También recordó que  cuando "asumimos había superpoblación carcelaria y una huelga de hambre que afectaba a 16.000 internos. Queremos construir 12000 plazas más, un 50% más de las que hay actualmente", recordó. 

Y defendió la vacunación de más de un centenar de jóvenes que trabajan en el sistema de atención virtual sanitario. Dijo que eran trabajadores esenciales y estaba bien que fueran vacunados. Extraño.

Sin embargo, no hizo mención a los casos de vacunación irregular en los hospitales provinciales de Florencio Varela, La Matanza, San Fernando y San Nicolás. 

En otro pasaje de su discurso el gobernador recordó que "asumí una Provincia en emergencia y con aumento de tarifas ya aprobadas que dimos marcha atrás. Y anulamos los aumentos por el costo del dólar de los servicios públicos. No puede ser que se pague a valor dólar la energía que consumimos".

"En medio de la pandemia, esta Provincia, que es la locomotora del País, no paró nunca. No paró nunca", ratificó. Seguramente calaron hondo las críticas por la cuarentena más larga del planeta que dificultó la actividad productiva en la Provincia, que llegó a discutir a los runnings porteños.

También justificó el cierre de algunos barrios precarios como en Tigre y Avellaneda al sostener que "en esos lugares hubo menos contagios que en otros similares de la Ciudad de Buenos Aires" y le recriminó a los medios "que vivían alertando sobre una crisis social inminente que nunca llegó". 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?