Vértigo y tensiones en la cuenta regresiva para el inicio de clases

Vértigo y tensiones en la cuenta regresiva para el inicio de clases

Todavía hay unas cuantas cosas por resolver. Entre ellas, la lista de alumnos que deberá concurrir el lunes y el propio sistema de alternancia en varias de ellas. La DGE prepara una resolución amplia y el SUTE, en medio de divisiones, hará un plenario para definir su plan de lucha.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

La cuenta regresiva para el inicio general de las clases presenciales en Mendoza empezó a correr con velocidad. Desde hoy y hasta el lunes, todavía hay unas cuantas cosas por resolver en las escuelas. Entre ellas, la lista de alumnos que deberá concurrir desde el primer día y el propio sistema de alternancia en varias de ellas.

A tono con los colegios y el trajín en el Gobierno Escolar, también hay turbulencia en el gremio de los docentes (SUTE) que se prepara para realizar un plenario en estos días bajo la premisa de no iniciar las clases.

La Dirección General de Escuelas está terminando de armar una resolución que dará el marco general de la vuelta a clases presenciales, previsto para la totalidad de los alumnos el 1 de marzo.

El texto marco sería muy abarcativo: deberá "bajar" los protocolos nacionales contra el coronavirus, dar instrucciones a todos los niveles y confirmar la logística en materia epidemiológica y de transporte, entre otros temas.

Nadie descarta que este comienzo a clase tenga más complicaciones de organización que las que se producen en los años "normales". Hay que recordar que el Gobierno Escolar decidió dejar en manos de los directivos de cada colegio la modalidad de alternancia para aquellos en los que no hay suficiente espacio para que los alumnos concurran todos los días.

Para prevenir los contagios, la única limitación que ha establecido la DGE en este sentido es que tienen que haber un metro y medio de distancia entre cada chico en el aula y dos metros fuera de ella. Fuera de esto, las autoridades tienen la libertad de decidir que los alumnos formen grupos que alternen su asistencia según los días de la semana, o que realicen una rotación semanal, yendo a la escuela una si y la siguiente no.

En este contexto, solo "algunas" instituciones ya avisaron a los padres si a sus hijos les tocará ir o no a la escuela el lunes y cómo seguirán las clases. Mientras tanto, las reuniones organizativas siguen en Casa de Gobierno, como una muy amplia que se realizó el viernes con el jefe de la DGE, José Thomas, y que concentró a funcionarios de distintos ministerios, representantes gremiales y organizaciones de padres de alumnos.

Según el comunicado oficial de esta reunión, por el lado de los gremios concurrieron Sadop, UDA, AMET, Sucend y ATE, pero no participó el SUTE, el más importante del rubro docente y que se encuentra en pie de guerra con el Gobierno desde el fracaso de la paritaria salarial.

El SUTE, pro su lado, realizará el jueves un plenario extraordinario por zoom para "definir la modalidad del NO INICIO ya votado en plenario en diciembre de 2020 y de dar continuidad al plan de lucha que sostenemos desde hace meses por una verdadera recomposición salarial y por todas las necesidades de la comunidad educativa".

El gremio más importante de los docentes vive una fuerte crisis institucional por la suspensión de su secretario general, Sebastián Henríquez. Pero las peleas internas han continuado y la última novedad ha sido la renuncia a participar de las negociaciones paritarias de quien le sigue en el organigrama sindical a Henríquez: el secretario general adjunto, Alberto Muñoz.

Muñoz comunicó su renuncia a la paritaria en redes sociales pero aclaró a la vez que sigue "siendo el Secretario Gral Adjunto del Sindicato Unido de trabajadorxs de la educación, como lo decidieron en las elecciones 2017 las masas afiliadas al SUTE".

En enero, tal como publicó MDZ, un video reveló las tensiones que todavía vive el gremio y los cuestionamientos que recibía Muñoz por parte de algunos docentes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?