Reforma: se reúnen radicales sin el PJ y hablan de apurar la votación

Reforma: se reúnen radicales sin el PJ y hablan de apurar la votación

El ministro Ibañez y los legisladores oficialistas de ambas cámaras participarán de un plenario de comisiones para debatir el proyecto de modificación de la carta magna. Nadie tiene la esperanza de lograr un acuerdo, pero en la UCR dicen que "no van a dejar morir acá" la iniciativa.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

El Gobierno no podrá evitar este jueves una postal deprimente. Reunirá en el auditorio Bustelo sólo a los legisladores propios, para charlar sobre un proyecto que ya todos conocen hace tiempo y que, salvo que ocurra un milagro, no se va a aprobar.

La reunión en el Bustelo para discutir la reforma constitucional ya estaba pactada de antemano, por cuestiones de "distanciamiento social", según explicaron en la Legislatura, ya que tendrá muchos asistentes. Allí irán a media mañana el ministro de Gobierno Víctor Ibañez y muchos legisladores, ya que será un plenario de las comisiones de Legislación y Asuntos Constitucionales de las dos cámaras.

El justicialismo, que este miércoles definió que va a votar en contra cuando llegue el momento, tampoco participará del evento. Frente a esta reacción, el gobernador Rodolfo Suarez tomó la decisión de forzar la votación, a pesar de que no tenga casi ninguna esperanza de ganar, y minimizó el "comunicadito" peronista de rechazo a la reforma.

Pero antes de votar en el recinto la necesidad de la reforma, que requiere dos tercios, hay que hacer el trámite de discutir el proyecto y sacar dictamen en comisiones. Y ese proceso, que puede parecerse a una agonía, va a durar más de dos semanas.

"No vamos a dejar que el proyecto muera acá", prometen los voceros radicales, pero aclaran a la vez: "No queremos que esto sea eterno". Esto quiere decir que en alguna de las próximas reuniones de comisiones la UCR le va a "poner fecha" al tratamiento y votación.

Las esperanzas de que radicales y peronistas sorprendan al final con un acuerdo inesperado son prácticamente nulas. Pero lo imposible ya ocurrió: acordaron un presupuesto para este año con endeudamiento cuando parecía que los puentes estaban cortados.

¿Puede volver a pasar? El radicalismo apuesta tibiamente a que el testeo que hará el PJ de la repercusión social de la negativa a la reforma constitucional juegue a su favor. "Las encuestas del fin de semana que tenemos son contundentes y muestran el respaldo al proyecto", advierten algunos senadores radicales.

Pero del otro lado no mueven un músculo. "No va a pasar lo del presupuesto, no va a haber ninguna sorpresa", devuelven. El peronismo se reunió el martes feriado y definió, con presencia de todos los referentes, no apoyar a Suarez porque considera que su proyecto es malo, ajeno a las necesidades de los mendocinos y sin un ajuste relevante de los gastos de la política.

Los peronistas atacaron, más que nada, la unicameralidad legislativa, que el Gobierno había declarado "innegociable". Y anoche decía lo mismo el radicalismo: "Es una idea central nuestra". El sendero para que haya algún acuerdo está más oscuro que nunca.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?