El insólito sueño de Alberto Fernández que nadie le puede cumplir

El insólito sueño de Alberto Fernández que nadie le puede cumplir

El presidente sueña con romper el tutelaje asfixiante de una Cristina Fernández de Kirchner que advierte su estrategia y no le pierde pisada.

MDZ Política

MDZ Política

Alberto Fernández quiere empoderarse de una buena vez y convertirse en lo que debería haber hecho hace casi tres años por mandato popular: ser un verdadero presidente. Sin embargo, el mandatario sueña con romper el tutelaje asfixiante de una Cristina Fernández de Kirchner que advierte esos movimientos y no le pierde pisada, mientras que los ministros de su propia tropa creen que la derrota electoral debilitó a la vicepresidenta.

En su editorial del programa La Cornisa, del canal LN+, el conductor Luis Majul señaló que "Alberto Fernández se quiere sacar de encima a Cristina Fernández de Kirchner para tomar decisiones, pero no puede".

"El miércoles pasado, Alberto tuvo que recibir de mala gana a Cristina en la Quinta de Olivos para una reunión que es muy probable que ella haya pedido; ese mismo día, la vice hizo esperar por lo menos media hora al ministro de Economía, Martín Guzmán, en la antesala de su despacho del Senado. Esos son gestos de poder", añadió.

Según Majul, estos datos políticos sugieren que Cristina Fernández de Kirchner "le estaría diciendo a Alberto Fernández en privado lo que ya le dijo en público: 'poné orden, no te pongas nervioso y no te enojes'. Ese es el verdadero y más crudo lenguaje del poder".

 

Asimismo, algunos ministros "que responden a Alberto Fernández, como Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Santiago Cafiero (Relaciones Exteriores), están queriendo ver una suerte de creciente autonomía presidencial", reveló Majul. Para esa teoría, agregó, se basan en algunos hechos: el acto del Día de la Militancia después de las elecciones, en el que el presidente rechazó las exigencias de Máximo Kirchner y anunció que "el dedo de Cristina ya no corre más"; y la baja de influencia en el gabinete de Eduardo 'Wado' de Pedro, al cual "Alberto seguiría considerando como un traidor" por su inesperada renuncia después de las PASO.

"Otras señales fueron la salida de la subsecretaria de Comercio Interior, Débora Giorgi, una funcionaria incondicional de Roberto Feletti, y la última carta de Cristina Fernández de Kirchner que en el Gobierno leyeron como un 'apoyo explícito' a Alberto Fernández en su negociación con el FMI", resumió.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?