Miguel Ángel Toma denunció un sistema de "espionaje paralelo" durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner

Miguel Ángel Toma denunció un sistema de "espionaje paralelo" durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner

El ex diputado nacional y ex titular de la SIDE aseguró que alrededor del video en donde Villegas habla de una Gestapo para terminar con los gremios, Cristina está armando una operación que lo que busca es "nivelar para abajo".

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

El episodio revelado a partir de la publicación del video en el que el ex ministro de Trabajo del Gobierno de María Eugenia Vidal, Marcelo Villegas, expresa que le gustaría "tener una Gestapo" con la cual terminar con los gremios fue convertido, tuit a tuit, por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en una nueva puja mediática y política con el objetivo de instalar la idea del "lawfare".

Tras la reacción en redes sociales de la vicepresidenta de la nación, el ex diputado nacional y ex titular de la SIDE, Miguel Ángel Toma, brindó una entrevista a la FM 99.9 de Mar del Plata en la cual se expresó ante lo que aseguró que es una operación sucia.

"La reacción del kirchnerismo y la izquierda en general respecto de esas declaraciones tiene un fuerte contenido ideológico además del oportunismo político", indicó primeramente. Luego abundó: "Cualquier referencia a la Gestapo, la Stasi o la KGB realmente es condenable pero una u otra también. Sino estamos frente a una doble moral que está presente en la conducta de la expresidenta y su hilo de Twitter en relación a las declaraciones de Villegas".

Para Toma el objetivo de todas estas maniobras es que todo parezca lo mismo: "Lo que se pretende es igualar hacia abajo. Cristina Fernández tendría que decir que hizo inteligencia de Estado con Milani, pero ellos hicieron espionaje ilegal con quienes estaban en esa reunión. Estamos ante un intento de justificar el lawfare por parte de la expresidenta que quiere vender que es víctima no de sus propios actos de corrupción, sino de una persecución que tiene como asociados a los servicios de inteligencia, los periodistas y la Justicia. De todos modos, hay cosas que le es difícil explicar".

En la entrevista hizo explicito su criterio al respecto de los hechos: "Desde el punto de vista judicial, es muy inconsistente el video. Esta causa, no tiene atadura desde el punto de vista legal, pero tratarán de hacer el mayor daño de naturaleza política. Es muy probable que esa grabación que fue hecha por una cámara permanente que existe en el Banco Provincia haya sido tomada por alguien y se la entregaron a Camaño para hacer esta operación sucia. Para darle cierta verosimilitud se la incorpora a los discos rígidos de la AFI y se toma de ahí para tomar la denuncia. Es muy inconsistente".

Paralelamente, Toma hizo hincapié en todo lo que se encontró en la causa de Cristina Fernández vinculada al espionaje ilegal que se montó desde su Gobierno y que todavía no ha avanzado lo suficiente: "Cuando el juez Bonadío allanó el domicilio particular de la expresidenta en Calafate, encontró carpetas a las cuáles tuve acceso porque era uno de los damnificados por esa operación de inteligencia. En ese momento, había otras carpetas que incluían nombres, direcciones y datos personales de personas que compraban dólares en esos momentos donde no había cepos ni restricciones. Había desgravaciones de teleconferencias de directivos de empresas privadas como Repsol o General Motors con sus casas matrices. Había carpetas con investigaciones sobre la persona de Reutemman, en aquel momento senador de la Nación, otras con investigaciones sobre supuestas actividades económicas de Jaime Stiusso que era oficial de inteligencia en aquel entonces. Era una serie de acciones de espionaje ilegal y paralelo que constituían un intento de persecución a opositores, empresarios y periodistas. Todo era parte de un sistema de espionaje paralelo".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?