A pesar de los fantasmas propios, el Frente de Todos se ve más cerca de Juntos

A pesar de los fantasmas propios, el Frente de Todos se ve más cerca de Juntos

"No podemos decir que ya perdimos porque las encuestas nos dan abajo. En las PASO se equivocaron por diez puntos, porque nos daban a nosotros arriba por cinco o siete por ciento", le dijo a MDZ un analista cercano al Frente de Todos, que todos los días analiza números y humores políticos.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

“Realmente no veo nada muy diferente a lo que sucedió en las PASO. La gente está enojada, casi no nos escucha y se nos hace muy difícil explicar algo con las bol… que hacen arriba”, expresó un intendente a MDZ el sábado, en medio del “casa a casa” lanzado en el último tramo de la campaña por el Frente de Todos.

De más está decir que “los de arriba” son el presidente Alberto Fernández y los constantes dislates que se ven en muchas áreas, como Salud y Seguridad. Además, “el presi no nos ayuda para nada... dice y hace cosas que desmotivan”, agregó. Esas “bol…” de las que habla también alcanza al gobernador Axel Kicillof, a quien ya lo tratan, despectivamente, de “calabaza”, porque de “príncipe se transformó en eso tras la derrota. Lo tenés que ver en las actividades, no es él”.

Por primera vez, además, no cuentan como favorable la opinión de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Su manera de relacionarse con propios y extraños genera desazón entre los que la aceptaban por fuera de su público duro. "Es la culpable de todos", les dice la población a su dirigente. "Lo odian a Macri (Mauricio) pero también a ella", concuerdan todos los consultados.

En un distrito también manejado por el peronismo, que conduce políticamente un importante ministro, un joven pero experimentado funcionario reflexionó ante la consulta de rigor sobre las próximas elecciones. “No sabemos qué va a pasar”.

“Una cosa es tener un orden, un criterio… Pero acá vamos todos a todos lados, comprometemos cosas, recursos, autos, pero todo muy desordenado, sin saber si ya otros fueron al mismo lado o no”, comentó el dirigente frentetodista.

Asiduo lector de MDZ, contradijo la nota en la que se analizó las posibilidades del Frente de Todos y cree que “los partidos minoritarios tendrán, todos juntos, quince puntos”. Si se da esa cifra, la matemática indicaría que entre las fuerzas mayoritarias tienen para repartir 85% de los votos, y “ahí se pone todo mucho más parejo”.

Como recordó días atrás un candidato de Juntos de origen peronista, “en las PASO de 2015, cuando Aníbal Fernández le ganó a Julián Domínguez, la competencia le permitió al peronismo sacar el 45%. Después, que Aníbal no haya sido buen candidato y que parte del peronismo jugara para atrás, los llevó a bajar a 37%”.

“Ahora ese escenario no existe. Si bien tienen más diferencias que entonces, y todos se desconfían mucho más, ellos hoy prefieren ganar y después discutir cómo se reparten de nuevo el poder antes que quedar afuera”, reveló el ex funcionario nacional que, agregó: “Además, nosotros no estamos haciendo nada para invitar a los peronistas a un proyecto futuro. Directamente no hacemos nada y dejamos que ellos se sigan equivocando”.

Lo que tampoco queda claro es qué tipo de conducción y qué presidente habrá el 15 de noviembre. Las hipótesis cambian según el interlocutor, aunque entre ellos sobran dudas y no hay certezas. “Si nadie conduce, es muy poco probable que podamos ganar”, afirman todos los referentes oficialistas y opositores.

Sin embargo, el secreto está en el voto no encuestado, que viven en las zonas más postergadas y relegadas, maniatadas por la inseguridad, la violencia intrafamiliar y con otro orden social. “Esos sectores, que todos dicen que son nuestros, la mayoría no tiene documentos o ya no nos quieren escuchar”.

“Nos queda lo que está arriba de esa marginalidad que viene sobreviviendo desde hace tiempo. Es la gente que nos mandó un mensaje en septiembre y ahora dice: “Bueno, ya te dimos el susto, nos escuchaste, te vamos a dar una segunda oportunidad”, aunque tampoco tiene certezas si esto será así.

Como las expectativas previas a las PASO indicaban que el oficialismo iba a ganar, “ahora nadie se anima a decir nada. Creemos que mejoramos bastante, pero todo lo que vemos y respiramos nos obligan a ser cautos”, reveló un importante dirigente del Movimiento Evita que trabaja cotidianamente todos los territorios del Conurbano. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?