Elías Garay: la ideologización y la dura denuncia por el uso de su muerte

Elías Garay: la ideologización y la dura denuncia por el uso de su muerte

En 1985, en el contexto de una cumbre en La Habana, Fidel Castro lanzó su apotegma demonizador del 12 de octubre. Años después, Elías Garay es asesinado en Cuesta del Ternero, en la provincia de Río Negro. El revelador mensaje de la hermana: "Usaron su muerte".

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

La historia del descubrimiento y conquista de América está teñida de sangre, al igual que el resto de la historia de la humanidad. Sin violencia, quizá, no habría historia. Trágico, pero real.

«Hace tiempo que vengo mascullándolo. No he dicho nada público en ninguna parte. Rumiando el problema éste. Masticándolo. Y no lo puedo tragar: la apologetización del 12 de octubre», dijo Fidel Castro en la mencionada cumbre del año 1985, al iniciar su discurso ante los sindicalistas, que versó sobre la deuda exterior latinoamericana. Allí comenzó la historia de la reivindicación de los denominados «pueblos originarios», un principio histórico, pero de matriz claramente ideológica. En Argentina, quien abordó el tema con notable enjundia fue Osvaldo Bayer, quien hizo de denostar la figura del expresidente Julio Argentino Roca un ejercicio constante.

Tras lo sucedido en Cuesta del Ternero puede verse que, una vez más, el discurso ideológico, cuando baja, degenera en violencia. El hecho esta esclarecido en cuanto a los autores, en las personas de Martín Feilberg y Diego Ravasio, dos apareceros que sostienen ingresaron a Cuesta del Ternero porque la policía les afirmó que la intrusión mapuchista había cesado, y que allí no había nadie.

Las constantes y sistemáticas tomas de tierras pertenecientes a nuestros parques nacionales por parte de individuos que reivindican una supuesta pertenencia a ciertos grupos en particular, tiene un componente ideológico que no puede obviarse. Estas acciones se alimentan a través del reclutamiento de jóvenes a los que les han dicho una y otra vez que sus supuestos derechos ancestrales deben ser restablecidos, y a quienes sus líderes los llevan al camino de la violencia. Precisamente en mayo de 2006, el diario Rio Negro cubría una charla de Osvaldo Bayer en la que alentaba a los jóvenes a rechazar la historia argentina y construir otra historia, pero basada en lo que él decía.

Mary Garay, hermana de Elías, en su cuenta de Facebook denunció al grupo «Mapuchita» por la forma en que utilizan a los jóvenes para alcanzar sus objetivos. Señala: «Estamos muy dolidos como familia. Mi hermano murió por una causa que tomó en carne propia, como si fuera él el que necesitaba un pedazo de tierra. Se inmoló por y para ayudar a esta gente que usan al más necesitado». No quedo allí, sostuvo: «Esta gente negoció con el cuerpo de mi hermano, lo usó hasta último momento para su conveniencia. Por eso acá, en Jacobacci, no vamos a pedir justicia. ¿A quién?, si no sabemos quién lo asesinó. Nosotros no sabemos si lo mató la comunidad esa para que el no contara cómo vive esa gente, cómo los usan para obtener ganancia los referentes».

El cierre del texto es tremendo, expresando un mensaje muy claro: «Hoy van a usarlo una vez más y esta vez para agarrarse del apellido de mi mamá para decir que mi hermano era Mapuche y van a seguir usándolo para hacer política. Por eso hoy los de su sangre no vamos a salir a la calle. Queremos justicia pero la pediremos a nuestra manera».

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?