Alberto Fernández, sin Máximo Kirchner, habló de la segunda etapa y de las reelecciones

Alberto Fernández, sin Máximo Kirchner, habló de la segunda etapa y de las reelecciones

Alberto Fernández estaba casi relajado. Con la mayoría de los intendentes y los ministros de su confianza, analizó el resultado electoral y dijo claramente que quiere que se presenten para un nuevo mandato. La discusión ahora es si es por ley, que modifica la de 2016, o por revisión judicial.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Ayer fue un día intenso para los intendentes, los socios del Frente de Todos y el propio presidente Alberto Fernández, que los terminó agasajando por la "gran remontada" en la quinta presidencial de Olivos, delante de Sergio Massa, Malena Galmarini y Axel Kicillof. El único que no estuvo de la mesa chica del poder nacional fue Máximo Kirchner

Ahí fue el propio presidente quien reconoció que hay muchas cosas que no se podían ejecutar porque costaba armonizarlas con la socia principal del Frente de Todos, su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Muchos analistas creen, y él también algo notó, que no fue la derrota electoral de las PASO sino la semana posterior la que hizo retroceder muchos casilleros la expectativa de una remontada que sólo se dio en parte en la provincia de Buenos Aires

En la tertulia de ayer hubo muy pocas ausencias. Muchos ya se habían visto antes, reunidos en el NH cercano a Plaza de Mayo, mientras debatían y analizaban la elección y el futuro. Allí, como en la cena, las reelecciones de los intendentes estuvo como tema central. 

Martín Insaurralde, actual jefe de Gabinete de ministros de la provincia de Buenos Aires, se lamentaba porque "el tema se instaló muy rápido" y "dio la impresión que le estaban mandando un mensaje a Máximo", con lo cual, el proyecto impulsado por casi todos los que quieren repetir mandato, podría volver a demorarse. 

El joven Kirchner ya ha dicho en más de una oportunidad que no se oponía a la modificación de la norma impulsada en 2016 y que puso un límite a la posibilidad de elección indefinida de los jefes comunales. Una como máxima, dijeron los legisladores. Casualmente, fueron los que seguían al ultrakirchnerismo, los que no quisieron votar ese cambio.

El resto, vidalistas, massistas y peronistas "dialoguistas" amparados en el bloque conformado por los referentes de "los intendentes" habían apoyado el proyecto. Florencia Santout presidía el bloque de Unidad Ciudadana, que no quiso tratar el tema. Julio Peryra, el exintendente de Florencio Varela, sí votó afirmativamente. 

"¿Por qué dicen que yo no quiero que se apruebe si yo estuve en contra en aquel momento?", se escuchó la queja del actual presidente del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos a quien le molesta, como pocas cosas, "que me apuren por los diarios". 

En la noche de ayer, ese tema, el de la modificación del límite para las reelecciones, terminó coronado por aplausos de la mayoría de los presentes. Fue luego que el gobernador y el presidente dijeran, en el mismo momento, que se iba a modificar la ley. Como pasan estas cosas, podría ser en diciembre, "cuando la gente está en otra", como uno de ellos confió a MDZ

Las dudas que tienen algunos, los más coherentes, la mayoría en esa mesa, era si era necesario abrir un debate parlamentario o, directamente, ir a la Justicia para consultar si es o no constitucional el artículo 1 de la ley 14836 que lo que hace es, fundamentalmente, modificar la Ley Orgánica de las Municipalidades en el tema de las posibilidades de ser electos en más de una vez consecutivas a concejales e intendentes. 

Es que para ellos, y muchos juristas que los respaldan, hay dos criterios que deben tenerse en cuenta. El primero, es el espíritu del legislador a dictar la norma, y el segundo aspecto, su constitucionalidad.

Si bien no hay duda que se impuso el criterio de tomar como válido el mandato 2015-2019 como el primero, y el segundo es el que empezó en ese año hasta 2023, queda para analizar el otro ítem que se viene a discutir, más allá de conveniencias, creencias o necesidades políticas. Si se puede o no hacer una ley que afecta intereses preexistentes. 

Los intendentes electos en 2015 no fueron incautos. Pero lo hicieron pensando que podían volver a presentarse no sólo en 2019 sino en 2023 también. No creían, o no previeron, que ese iba a ser tomado como su primer mandato en caso de pretender una reelección, por ejemplo, dentro de dos años. 

Allí hay algunos juristas que dicen que esto no puede ser tomado en cuenta porque "si se hubieran querido presentar en 2023, nadie se lo prescribía. Lo único que no podían era ser reelectos hace dos años. Lo hicieron a sabiendas de las limitaciones que tenían".

Según el constitucionalista Pablo Manilli, "la ley puede considerarse anticonstitucional por un tema fundamental, porque afecta la autonomía municipal, insaturada en la Constitución Nacional en el artículo 123. La Provincia no le puede decir a los municipios cómo deben organizar a sus autoridades y si tienen que tener o no reelección".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?